Alejandro Fontana: “Hay que centrarse en el bien común”

El vicerrector de la Universidad de Piura, ingeniero Alejandro Fontana, nos habla sobre la función ética en el comportamiento empresarial. Asegura que la sociedad está influida por una economía consumista donde prima el bien personal sobre el bien común. Agrega que para empezar con los cambios se debe tener una visión de largo plazo donde se priorice la ética para encontrar soluciones a los grandes problemas sociales.

Ingeniero Fontana, ¿Cuál es la importancia del actuar ético? Muchas veces pensamos que el objetivo de la ética es evitar el daño a terceros. En realidad, la ética es una ciencia cuyo objetivo no son las terceras personas, la ética es una ciencia que tiene como objetivo el propio actor, sujeto o criatura. Si queremos apuntar hacia un comportamiento ético efectivo no debemos mirar las exigencias éticas como imposición externa, tenemos que acostumbrarnos a mirarlas como algo que cada uno debe hacer o cumplir porque eso representa un beneficio.

Evidentemente la falta ética es abismal en los casos de corrupción dados a conocer en el país… Los casos de corrupción que existen en este momento se han dado porque se han puesto por encima de los bienes personales otros bienes que no son tan valiosos. Se ha puesto por encima la rentabilidad en corto plazo, que al final son bienes pequeños.

El tema ético se resuelve en la medida que una persona identifica adecuadamente cual es el bien que debe buscar en primer lugar y no dejarse engañar por bienes que son pequeños. La gran pregunta es ¿lo que estoy persiguiendo es grande o pequeño? ¿Lo que estoy haciendo desarrolla mi inteligencia o no desarrolla nada? ¿Lo que estoy haciendo desarrolla mi voluntad?

¿Son factores externos los que influyen en la mala toma de decisiones que desencadenan estos actos? Hay factores que pueden influir y están en nuestra sociedad. Por ejemplo, estamos influidos por una economía consumista. Estamos ante una presión de consumo también generada por empresas. Lamentablemente, estamos absortos con la idea de tener más, ganar más. Por eso decía que hay un tema personal. Hay una influencia de la sociedad indudablemente, pero debe haber una respuesta positiva en aquellas personas que son los directivos de la sociedad. Conviene que sean personas sobrias, estratégicas, que estén pensando en el futuro, que estén adelantándose. El directivo, para ser bueno, tiene que pensar en los demás, no puede quedarse solamente en lo suyo.

MIRAR EL LARGO PLAZO

¿No hay que pensar en el corto plazo? La estrategia es mirar el largo plazo. La falta de estrategia es centrarse en el corto plazo, en lo que vamos a ganar este año, en lo que vamos a ganar el siguiente año y no estar viendo las repercusiones y esto va en la línea con el sector construcción.

¿Cómo se relaciona? Lima es una ciudad que lamentablemente ha crecido desordenadamente. ¿Por qué es así? porque hay necesidad de vivienda. Esa necesidad la tienen que resolver las personas, cada familia. Lo que han hecho es solucionar por su propia cuenta, pero en esa solución no ha tenido el apoyo del sector empresarial.

¿O del Estado también? También. Pero el Estado es lento por naturaleza. Y es así porque no tiene controles y entonces es una caja abierta donde todo el mundo saca y se aprovecha. O es todo lo contrario, tiene muchos controles y entonces no hace nada. Esa es la realidad del Estado, que lo que tiene que hacer es tercerizar y en esa tercerización los directivos de la administración pública tienen que ser personas muy honradas para no caer en el oportunismo público ni en el oportunismo privado.

¿Los directivos deben tener una visión estratégica? Volviendo al tema de la vivienda en Lima. Las familias han hecho lo que han podido. ¿Qué es lo que tenemos? Un desorden. Tenemos una ciudad horizontal, con viviendas que no están acabadas. Uno va aterrizando en el aeropuerto y, a diferencia de lo que ocurre en Bogotá o Quito, lo que uno ve es una inmensidad de casas que no se han acabado, eso es autoconstrucción. Las familias han ido construyendo poco a poco pasando de las esteras a una casita de un piso, luego al segundo, por supuesto no hay pintura, no hay acabados, no hay techos. Se ha fomentado la autoconstrucción y se fomenta desde las empresas proveedoras de materiales de construcción.

¿Cómo lo percibe? Las empresas se centran en vender sus productos y lo que hacen de alguna manera es promover que sigan construyendo sin importar cómo lo hagan. Es una visión en la que estoy centrado solamente en mi producto. ¿Si en lugar de centrarme en mi producto me centro en el bien común? Preguntarnos, ¿qué clase de ciudad queremos?

¿Cómo se consigue que las personas no gasten más recursos en lo que no deben? No centrándome en cómo vender más sino en cómo consigo ayudar a resolver el problema de la vivienda de manera económica, ordenada, planificada. Lo que tengo que hacer es unirme con las empresas constructoras porque no sé construir solo sé abastecer. Me uno con las empresas constructoras y decimos vamos a resolver este problema. Hablaremos con el Estado, tienes un Fondo como Mivivienda que ha sido un programa bien elaborado, que ha tenido éxito. Entonces, comencemos a cambiar la situación. Hay que centrarse en el bien común. Al ayudar, los beneficiamos a ellos y a uno mismo, porque un sujeto crece cuando da, cuando se preocupa por los demás. Entonces tenemos un elemento muy importante y una misión estratégica.

¿Misión estratégica, bien común? Por lo que dice, se entiende que son acciones que involucran a dos o más actores ¿qué pasa si alguno falla? Hablemos de temas de control. El que mejor funciona es el control de los pares. Es decir, tus iguales son lo que te conocen, saben lo que haces, por lo tanto, es el control que mejor funciona porque, además, si los pares te excluyen te quedas solo. Entonces creo que hay que confiar en este tipo de control más que en un control mediático o escandaloso. Es más eficaz porque muchas veces se consigue que cambie el que está haciendo mal las cosas y sino los demás se separan de él. Por lo tanto, lo que se necesita es que uno empiece. De esta forma se le sumara otro porque hay un tema que es la educación por imitación. Basta con que haya un empresario que quiera hacer las cosas bien para que se le sume otro y otro.

¿Hay situaciones que empujan al mal comportamiento empresarial? Lo que hay que hacer es resistir ante situaciones que consideras adversas porque hay algo que también es muy conocido: la mentira tiene patas cortas y el tema se va a saber, va a trascender necesariamente.

¿Es un tema de ética empresarial definitivamente? Más que de empresas diría que de directivos. Ellos pueden haber dicho no tenemos otra alternativa. Ahí creo que renunciaron a la creatividad. La ética tiene la gran ventaja que lleva a la creatividad porque tienes que encontrar una solución al tema. La creatividad ha hecho que algunas empresas tengan que cambiar el mercado. Dicen tengo que ir a otro país porque aquí no puedo operar con estas reglas. Buscan otros mecanismos.

¿No se ha sido creativo, entonces? La ética siempre lleva a la creatividad, esa es la gran ventaja. Lo que ha pasado es que si se toma el camino más corto, me evito problema, me evito cosas.

 

 

 

El Estado es lento por naturaleza. Es así porque no tiene controles y entonces es una caja abierta de donde todo el mundo saca. O es todo lo contrario, tiene muchos controles y entonces no hace nada. “Los directivos de la administración pública tienen que ser personas muy honradas para no caer en el oportunismo”, comenta el ingeniero Fontana.

 

En ese contexto, ¿usted considera que el Estado ha sido poco ético? Por supuesto que no ha sido ético. Hay personas que no han cumplido su función, hay funcionarios que se han dañado a sí mismos, que se han centrado únicamente en bienes pequeños, bienes inmediatos y no bienes que a ellos los hubieran hecho grandes.

¿Lo ético en lo personal? Sí, la calificación que obtendré de mí. Estuve en una escuela de Estados Unidos y me llamó mucho la atención lo que me dijo un profesor de ética en los negocios. Me dijo: toda persona independientemente, creyente o no creyente, agnóstico, ateo, toda persona, en algún momento de su vida se va hacer tres preguntas: quién soy, para que estoy aquí y cómo debo tratar a los demás. Entonces es muy interesante porque ayuda a que cada uno piense de modo personal para qué estoy, cuál es la misión que tengo. Es lo que no tenemos que olvidar, especialmente, quienes tenemos cargos directivos.

ÉTICA EN LA ENSEÑANZA

¿Falta enseñar ética en colegios, universidades u otros centros educativos? Últimamente la ética no está bien vista en los entornos académicos, se le menosprecia un poco. Se dice que el ético es una persona tonta, el que no aprovecha oportunidades, aquí te puedes ganar. Si hay una cosa de la que está adoleciendo nuestra educación es el desarrollo, no está ayudando a desarrollar la inteligencia ni está ayudando a desarrollar la voluntad. En el mejor de los casos se queda en desarrollar la inteligencia pero se olvidan que la vida social y la vida profesional necesitan mucho del desarrollo de la voluntad, es decir el autocontrol. Está faltando autocontrol en nuestros profesionales y directivos.

¿Eso depende de la formación que puedan tener? Depende del colegio y también de la familia porque las actividades están vinculadas. Hay que fomentar más una formación ética, una formación en valores, desarrollar la puntualidad, la sobriedad, el esfuerzo, la fortaleza. Hay que formar personas capaces de aguantar el calor, aguantar el frio.

¿La falta de formación ética genera malas consecuencias? Bueno pongo un ejemplo, ¿un profesor actúa éticamente si se va a la huelga y deja a sus alumnos sin clases? definitivamente no. Es una visión que, aparentemente, está centrada en conseguir beneficios para el colectivo de profesores, pero a costa de maltratar a otros, eso no es ético.

EL PAPEL DE LOS GREMIOS

En este tema de la ética intervienen varios actores ¿Cuál es el papel que deben cumplir los gremios? El gremio tiene una función directiva. Es el que tiene que marcar la pauta, llamar la atención cuando alguien está haciendo las cosas que no debe. El gremio debe de adelantarse a resolver problemas, tiene que estar pensando en sus asociados y pensando en el bien común, fundamentalmente. Somos un país donde hay mucha actividad gremial.

Para usted, ¿cuál es el objetivo de la empresa? El fin de la empresa no es ganar más dinero, el fin de la empresa es satisfacer necesidades. Así normalmente se termina ganando más que cuando uno se centra en el objetivo inmediato, pequeño, en la venta. Así no pienso en innovación, en ampliar mercado, me quedo ahí y probablemente me fosilizo, porque como no estoy con retos, me quedo.

¿El buen actuar es lo que ahora se llama responsabilidad social? Creo que es más que responsabilidad social. Lo que se entiende por esto es que nosotros hacemos un producto y además tenemos que hacer otras actividades para ayudar a los que tienen menos recurso. Aquí lo que estamos hablando es de mi estrategia de negocio, que tiene que tener una mirada a largo plazo y un impacto con lo que hago. Tener un impacto social es más que la llamada responsabilidad social, es pensar estratégicamente lo social, no para ganar más yo sino para servir más.

¿Todo depende de un grupo de personas? No. Hablamos siempre en primera persona. Es una cuestión que cada uno debe plantearse. Por lo tanto, de quien depende es de cada uno en primer lugar, porque de todas maneras tenemos que resolver nuestro problema y eso se va extendiendo. La solución a los problemas sociales va a ser un movimiento casi siempre de abajo a arriba. Lo ideal es que esas buenas iniciativas sean complementadas con medidas de arriba abajo, entonces estas soluciones son duraderas.

Frente a los hechos de corrupción presentados en los medios de comunicación, hablamos de la pérdida de valores ¿qué podría hacerse por el lado de los gremios? ¿Qué debería corregirse? Ayudará mucho la labor que hagan los directivos de los gremios. Es un papel en el que el director del gremio tiene que ser creativo. Además es interesante. El directivo del gremio tiene un perfil diferente al de una empresa. El del gremio está mirando siempre a largo plazo, está centrado en eso. Tiene que tener una visión estratégica y tiene que estar pendiente del bien común y no solo el bien común en cuanto a la asociación sino el bien común de toda la sociedad.

¿Cuál es la expectativa bajo el concepto planteado? ¿Cree que hay un cambio? Veo el panorama muy optimista. Definitivamente comienza un replanteamiento que empieza a nivel personal. Lo veo muy optimista porque además uno ve las consecuencias de una acción no adecuada, poco estratégica. Las acciones no éticas son acciones no estratégicas. Eso significa que también los directivos tenemos que estar planteándonos y evaluando. Tenemos que aportar, debemos tener una academia centrada en el aspecto ético porque hay mucha academia centrada en el aspecto económico. Los bienes más importantes, y eso debemos fomentarlos siempre y tenerlo claro, son aquellos que más desarrolla mi inteligencia y mi voluntad. Esos son los bienes valiosos.