Alfredo Barnechea: “Si no cambiamos el ritmo, vamos a cerrar la brecha de vivienda en 40 años”

Cerrar la brecha en vivienda es uno de los desafíos al 2021 porque es uno de los derechos fundamentales para los ciudadanos. No obstante, y pese a contar con un sistema financiero adecuado, el problema es que se hay muy pocos proyectos en el país.

Es necesario disminuir el déficit habitacional existente, que de acuerdo a estimaciones del Gobierno es de 1.2 millones de viviendas. Sin embargo, el cálculo del equipo de campaña de Acción Popular estima que el déficit es de aproximadamente 2 millones de unidades.

POCAS VIVIENDAS

El año pasado los créditos de vivienda fueron 9,148, a lo que hay que agregar las 22 mil unidades donadas por el Estado, con lo que se tiene en total unas 30 mil viviendas. Asumiendo que tenemos un déficit de 1.2 millones y se sigue a este ritmo, la brecha se cerraría en unos 40 años.

Los créditos Mivivienda otorgados el 2018 ascendieron a un valor total de S/ 1,139 millones; y del programa Techo Propio a los S/ 637 millones. ¿Por qué hacemos tan poco? ¿Cómo hacemos para que la construcción, un sector fundamental en la economía del país, se convierta en un promotor para aumentar estas cifras?

El sistema financiero en el país no está sirviendo a la gente, por el contrario solo beneficia a unos pocos grupos, lo que es uno de los problemas de fondo en la estabilidad política y social del país.

Los megabancos del Perú no entienden este sector. Lo que más funciona en estos casos son las cajas municipales y rurales. Pero la realidad es que tenemos fondos sostenibles para viviendas. Los técnicos consideran que se podrían estar financiando sin problemas unos 120 mil créditos anuales. Incluso se ha autorizado usar los fondos del canon para financiamientos.

REGIONALIZACIÓN FALLIDA

El proceso de descentralización emprendido por los últimos gobiernos no ha tenido buenos resultados, lo que ha impedido la creación de fondos soberanos dedicados a infraestructura. Esta situación coincide con la desestructuración de los partidos políticos, que generó la aparición de miles de plataformas regionales nuevas y el fin del proceso de urbanización de China.

China se convirtió en un gran demandante de productos en su proceso de urbanización. Fue un ciclo que permitió que vinieran recursos gigantescos a las regiones del Perú. Pero estos se han usado calamitosamente. Ha habido una enorme dilapidación de capital en ese proceso.

Una posible solución para reestructurar el proceso de regionalización es la creación de una especie de fondos soberanos, que han tenido éxito en países productores de materias primas, los cuales estarían dedicados fundamentalmente a infraestructura y educación.

UN MILLÓN DE VIVIENDAS

Durante mi campaña propuse construir un millón de viviendas en el país. Entonces se hizo este cálculo en base a las 336 mil viviendas construidas en los dos gobiernos de Fernando Belaúnde Terry. Considerando el tamaño de esas viviendas y las que ofrece hoy Techo Propio, esas 336 mil casas son un millón y medio de viviendas en la actualidad.

El objetivo del millón de viviendas puede lograrse a través de la construcción de 25 ciudades satelitales como por ejemplo fue el caso de Ventanilla. Para ello, una posibilidad es considerar la expropiación de suelos.

La Superintendencia de Bienes Nacionales tiene 327 mil hectáreas. ¿Dónde están? Tenemos un problema de suelo, y este tiene que ser barato. Entonces, hay suelo para hacer, hay fondos sostenibles y hay financiamiento para hacerlo. Pero la infraestructura básica tiene que ser provista por el Estado.

Se requiere un crecimiento del mercado inmobiliario. Lima no puede tener más de 40 alcaldes, ya que ello ocasiona un proceso de tramitología muy complicado. El exceso de trámites municipales y la falta de planificación inciden negativamente en el sector.

De otro lado, no se puede desacreditar a los alcaldes porque son gente muy valiosa que quiere a su distrito. Pero no puede ser que tengas un proyecto, por ejemplo, en Surco y lo rechacen. Entonces vas a Lima a que lo cambien y a veces no lo cambian. Eso impide que haya un crecimiento orgánico. Medellín, por ejemplo, ha logrado estructurarse como una sola ciudad.

El crecimiento del país de cara al Bicentenario debe ir de la mano con un pensamiento nuevo, que no esté anclado en creer que solo el mercado hace las cosas o, por el contrario, que las hace el Estado. Necesitamos una síntesis. El país tiene capacidad para construir 120,000 viviendas cada año en un futuro cercano.

…Ver informe completo Aquí