Cambios en la reconstrucción

A fines de octubre, el Poder Ejecutivo aceptó la renuncia del ingeniero Nelson Chui Mejía a la Dirección Ejecutiva de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC), quien estuvo siete meses en el cargo. En su reemplazo se designó a la abogada Amalia Moreno, que venía de desempeñarse como Secretaria Ejecutiva del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos de Lima (COPAL). La doctora Moreno es la cuarta profesional que asume esta responsabilidad en la ARCC, desde su creación en 2017.

La experiencia de Moreno en la organización de los Panamericanos y antes en la formulación de la normativa de contratación pública pueden ser muy útiles para continuar -y acelerar si se puede- las obras de reconstrucción.

Sin embargo, es altamente improbable que el programa de inversiones se culmine en el año 2021 como se había señalado en la Ley de la Reconstrucción con Cambios, sin conocer en detalle el número, magnitud y complejidad de las obras a ejecutar. En otras palabras, se anticipó un plazo sin saber qué debía (re)construirse y quién lo haría.

Sería conveniente contar con una entidad independiente y calificada que pueda determinar la situación real de los proyectos, establecer un cronograma de obras, actualizar el costo de ejecución, efectuar un seguimiento a la ejecución, y contar con un sistema transparente y amable de comunicación pública de los avances del programa. La población afectada se siente frustrada tanto por la demora como por la incertidumbre de saber cuándo terminarán las obras.

En esta línea, es clave otorgarle prioridad a la ejecución de las obras de drenaje pluvial en los principales centros urbanos afectados, que se encuentran en una etapa muy preliminar todavía, por lo que se han convertido en actividades críticas para la culminación del programa de inversiones. Además, es necesario establecer un mecanismo eficiente para asegurar la sostenibilidad de tales infraestructuras en su etapa de operación.