Construcción creció 12% en setiembre y acumula 63% de expansión durante los primeros nueve meses del año

Gremio constructor presentó los principales indicadores de la edición número 47 de su IEC. Documento revela que la actividad sectorial habría sufrido una retracción de 2.2% en octubre y que la obra pública crecería alrededor de 20% este 2021.

Como es habitual cada mes, CAPECO realizó la presentación de su Informe Económico de la Construcción (IEC) correspondiente a noviembre. Esta vez, la edición número 47 estima que la actividad constructora habría caído 2.2% en octubre, lo cual habría puesto fin a trece meses continuos de crecimiento.

Guido Valdivia, director ejecutivo de la cámara, comentó que hay señales que ven con mucha preocupación que no solo pueden comprometer a la construcción en lo que queda del año, sino de cara a lo que será el 2022. “La construcción está pendiente de que se tomen decisiones políticas urgentes, sensatas y lo más consensuadas posibles. Estamos en un momento en que la informalidad está volviendo a levantar vuelo, y necesitamos señales claras del gobierno”, sostuvo.

Seguidamente, explicó que el PBI sectorial creció en setiembre a un rango del 12.6%, lo cual supone una expansión del 18% respecto al mismo mes del 2019. Según Valdivia, esto revelaría que la construcción ha entrado en una etapa de ralentización que, a falta de confirmación, habría llegado a la ralentización en octubre. Sin embargo, destaca que solo los sectores de alojamiento y restaurantes (85.1%), y transporte, almacenamiento y mensajería (24.4%) tuvieron mejor desempeño que la construcción en el noveno mes del año.    

Visto a nivel global, la actividad sectorial subió 63.8% durante los primeros nueve meses del 2021 y si consideramos los últimos 12 meses, ese incremento es de 46.9%, según lo revela el informe.

Tras alcanzar crecimientos históricos entre marzo y julio de este año, variables como el consumo de cemento y el avance de obras públicas retornaron prácticamente a los niveles que registraban a inicios del 2021. De ese modo, el consumo de cemento tuvo una expansión del 12.3% en setiembre, y el avance de obras públicas logró un 14.6%, de acuerdo con estimaciones de CAPECO basadas en cifras del INEI.

En materia de precios de materiales de construcción, el estudio detalla que estos continuaron al alza, acumulando durante el periodo agosto 2020 – setiembre 2021 fuertes subidas de precios: 43.6% en acero; 23% en ladrillos; 5.4% en losetas y 3.3% en mano de obra. El único producto que no registra incremento de precios es el cemento.

Para el próximo año, la estimación que plantea el IEC es que el PBI de la construcción podría crecer si la inversión minera aumenta. Por ejemplo, tomando como referencia la Encuesta de Expectativas aplicada en octubre por CAPECO a las empresas del sector, la proyección apunta a un crecimiento de 1.5% en el 2022. Por su parte, la estimación del MEF es de 5.2%.

En lo que concierne a los escenarios posibles para el cierre de este año, CAPECO prevé que, a pesar de la probable retracción sufrida en octubre, el sector aún podría crecer 30% en el 2021.  

Temas críticos
Guido Valdivia explicó que existen temas críticos que afectan a la industria de la construcción de manera relevante. Entre estos mencionó cuatro puntos:

  • Encarar una reforma fiscal integral, en lugar de una reforma tributaria como pretende el gobierno, que, además, sea fruto del consenso entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo con participación de los agentes económicos.
  • Aprobar un incremento de recursos para subsidios habitacionales en el Presupuesto General de la República del 2022, con la finalidad de consolidar la recuperación de la construcción y venta de viviendas sociales y de cubrir los significativos incrementos en costos de producción.
  • Propiciar un acuerdo entre el Ministerio de Vivienda, la Municipalidad de Lima y algunas municipalidades distritales importantes para resolver las controversias sobre la aplicación del Reglamento Especial de Habilitación Urbana y Edificaciones.
  • Impulsar una nueva estrategia para ejecutar megaproyectos de desarrollo productivo y de infraestructura, con el propósito de reducir los conflictos con las comunidades y autoridades locales y para que éstas se beneficien de manera tangible con estas macrointervenciones.

 Además, plantó cuatro leyes para modernizar la gestión de la infraestructura pública. Estas serían:

  • Ley de Gestión de Infraestructuras y Equipamientos públicos que sustituya a la Ley de Contrataciones, para desarrollar proyectos de mejor, calidad mayor durabilidad, así como más transparencia y eficiencia para contratación de obras.
  • Ley de reforma del CEPLAN, para promover planificación macro regional y desarrollo de megaproyectos de con enfoque territorial, condición indispensable para una adecuada priorización y articulación de estos proyectos. 
  • Ley de modernización del SENCICO, para promover política de innovación e investigación en construcción a partir de necesidades de trabajadores, empresarios y Estado, para que la industria sea más segura, más económica y más ecológica.
  • Modificación de la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, para convertir en obligatorios Consejos Consultivos en ministerios.

De cristalizarse estas leyes, se tendrá un marco permitirá interacción transparente entre los sectores público y privado para formulación, seguimiento y mejora de políticas públicas, entre ellas la de la gestión de la construcción, destacó Valdivia.