Certificación ocupacional en obra, ya

Por: Rudecindo Vega Carreazo.
Gerente general de CONAFOVICER.

El Perú necesita en todas sus actividades incrementar la productividad. Ningún sector de la economía nacional se salva de dicha urgencia. Mejorar e incrementar la productividad además de sostener el crecimiento económico, convierte al país en más competitivo y mejora la producción de las empresas y las condiciones de los trabajadores.

En el sector construcción la mejora de la productividad comprende innovaciones tecnológicas y técnicas de la construcción, innovaciones en los insumos y materiales de la construcción, mejoramiento del proceso constructivo, mejoramiento en el diseño organizacional de la empresa y de la obra y mejoramiento del conocimiento de las condiciones de prestación de servicio y capacidad de los trabajadores.

La innovación tecnológica y técnica en la construcción y sus insumos, demanda con urgencia nueva y mejor instrucción y capacitación a los trabajadores de construcción civil. Quedarse en el conocimiento y prácticas constructivas antiguas manda a los trabajadores al desempleo, a migrar a otras actividades, y en el mejor de los casos, a engrosar las cifras de la informalidad laboral en el sector. Por ello, es urgente y necesario redefinir las prácticas educativas y diseñar a nivel nacional una política de capacitación laboral para los trabajadores de construcción civil acorde con las demandas del mundo moderno y las necesidades del país.

Por otro lado, existe un inmenso sector de los trabajadores de construcción civil que son expertos y/o especialistas en las actividades en que prestan sus servicios; la práctica constante, su trabajo permanente los ha convertido en expertos. Algunos lo han complementado con algún curso breve, pero la gran mayoría, sin curso alguno, se ha convertido en un experto en su día a día laboral. Su conocimiento de la actividad termina siendo una necesidad para la mejora de la productividad.

Salvo algunas propuestas normativas sectoriales poco conocidas y reducidas en su ejecución, lamentablemente, no existe una política nacional que se oriente a reconocer y certificar esta expertise laboral, como instrumento de mejora de la productividad y de las condiciones laborales de los trabajadores. Hoy, la certificación ocupacional es una necesidad y urgencia para el país y, el sector construcción no es la excepción.

El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, a través de su Dirección de Certificación Laboral tiene aprobados para el sector construcción tan solo los siguientes perfiles: Albañil de Edificaciones, Fierrero de Edificaciones, Instalador Sanitario de Edificaciones, Instalador Electricista de Edificaciones, Encofrador en Madera de Edificaciones, Maestro de Obra de Edificaciones y Construcción de Redes Internas de Gas Natural Residencial y Comercial. En realidad existe un gigantesco rubro de actividades especializadas que necesitan de perfiles de certificación ocupacional. La modesta lista de perfiles aprobados por el Ministerio solo abona en la necesidad y urgencia de impulsar la certificación ocupacional en el sector construcción como una real política pública nacional.

En el sector construcción es poco, casi nada, lo que se certifica ocupacionalmente a nivel nacional. Además de Sencico que certifica 6 ocupaciones y el Instituto de Capeco que certifica 4 ocupaciones, existen otras instituciones con capacidad de certificar. Tecsup certifica 8 ocupaciones, Cosapi certifica 4 ocupaciones, IPC Perú SAC certifica 2 ocupaciones, UNMSM certifica 2 ocupaciones, UN de Piura certifica Maestro de Obra de Edificaciones e ITSSMA SAC certifica Prevención de Riesgos Laborales. Hay muchas instituciones más autorizadas por el Sineace (Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa) y la Dirección de Normalización y Certificación de Competencias Laborales del Ministerio de Trabajo que es necesario identificar y articular para el diseño de un real programa nacional de certificación ocupacional que se realice en todos los departamentos del país.

Por otro lado, el Sencico que es la institución estatal encargada de formar profesionales técnicos en la industria de la construcción y de capacitar a los trabajadores de construcción civil tiene en su Programa de Certificación Ocupacional los siguientes cursos: Albañilería, Encofrado de Fierrería, Instalaciones Sanitarias para Edificaciones, Instalaciones Eléctricas para Edificaciones, Instalaciones de Gas en Edificaciones, Topografía, Acabados de Superficies con Pinturas, Carpintería Metálica, Carpintería de Muebles de Melamine, Sistema Constructivo Seco – Drywall y Colocación de Revestimiento de Cerámico. Es decir, esta certificación se realiza más por capacitación que por experiencia en la ocupación. Se realiza en un Centro de formación más que en la obra.

Por todo ello, es necesario redefinir los procedimientos y metodología de certificación ocupacional, casi todos los perfiles comprenden la certificación con capacitación teórica y práctica de varias horas o de varios días que además de costosos demandan el tiempo laboral que el trabajador de construcción civil no dispone. Esta es otra de las razones por las cuales casi no existe, en el sector, certificación ocupacional en el país.

Existe, de manera reducida, la certificación ocupacional en el trabajo o la obra misma. Esta debe ser la que se convierta en el principal vehículo de certificación a nivel nacional. Invertir la situación de sacar al trabajador de su obra para traerlo a un centro de certificación por la de enviar evaluadores a la obra misma para certificar en su labor misma al trabajador. Es más rápido, es más barato y es más eficiente. Todo está en la obra, incluso el mismo trabajador. No hay que montar nada ni gastar en talleres y materiales. Solo basta enviar al evaluador acreditado. Solo basta una buena coordinación con la empresa dueña de la obra, el trabajador o trabajadores a ser certificados y la institución certificadora. Más aún, para optimizar recursos, en una misma obra, la certificación podría ser, además de individual, grupal.

En la quincena de marzo una misión integrada por el Presidente de Capeco; el Secretario General Adjunto y el Secretario de Economía de la FTCCP, el Presidente y el Gerente General del Conafovicer pudimos comprobar que en Argentina la certificación ocupacional es competencia delegada a una institución privada IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la industria de Construcción) y que se realiza en obra, de manera gratuita y dura tan solo 45 minutos. Ese diseño de certificación, les permitió el 2018 certificar poco más de 25,000 trabajadores.

El Perú necesita una política nacional de certificación ocupacional masiva para los trabajadores, el sector construcción, las empresas y los trabajadores, urgen esta certificación ocupacional. Todo está encaminado para que se haga en obra. Capeco, la FTCCP y el Conafovicer estamos aptos, falta que se sume el Gobierno Nacional. La necesidad y la urgencia se resume en Certificación ocupacional en obra, YA.