Ciudades (en)visible: La arquitectura social en la era digital

CIUDADES (en)VISIBLE es un concurso llevado a cabo por la plataforma de arquitectura social MUTUO, en colaboración con CAPECO. La iniciativa busca incidir positivamente en la situación de la vivienda autoconstruida en el país mediante la integración colectiva de la comunidad de arquitectos e ingenieros. En su primera edición, recibió más de un centenar de proyectos de equipos nacionales y extranjeros. Estos fueron los galardonados.

Poner al alcance de los ciudadanos una herramienta que invite a tomar conciencia sobre su entorno, sobre la posibilidad de mejorar las condiciones de vida de los sectores menos favorecidos es el objetivo de CIUDADES (en)VISIBLE, concurso que el pasado 30 de abril celebró su primera premiación. La iniciativa, creada por MUTUO, se plantea tres objetivos: integrar a los arquitectos como ciudadanos, pues su rol es crucial e indispensable para
el desarrollo de proyectos; hacer visibles los sectores olvidados de la ciudad –así como a sus habitantes– e intervenir sus entornos mediante un trabajo conjunto; y resaltar la importancia de la vivienda social. Con la creación de este concurso, se busca ampliar la visión de los ciudadanos con respecto a asuntos fundamentales que pueden atenderse desde la arquitectura, en pro de tener ciudades más habitables.

“La vivienda es, en sí misma, una necesidad básica, por lo cual este concurso se convierte en un laboratorio que busca soluciones para la construcción planificada de viviendas en un país donde cerca del 70% de las mismas son autoconstruidas”, opinan Marisol Layseca y Sebastián Paredes, fundadores de MUTUO. Para su primera edición, el lugar de intervención fue la Comunidad 3 de Diciembre, ubicada al sur de Lima, en el Distrito de Lurín. Cinco familias fueron beneficiadas: la familia Salazar, Acarraz, Teccse, Huamán y la familia López.

El jurado, por su parte, estuvo compuesto por David Barragán, representando a AlBorde Arquitectos; Marianela Castro de la Borda, directora y cofundadora de FANCYSTUDIOLIMA; Miguel Cruchaga Belaunde, decano de la facultad de arquitectura de la UPC; José García Calderón, arquitecto y urbanista del estudio URBES; Marta Maccaglia, directora y cofundadora de la asociación sin fines de lucro Semillas; y Manuel de Rivero, director y cofundador de 51-1 Arquitectos, y decano de la facultad de arquitectura de la UCAL. Se recibieron 108 propuestas, de las cuales muchas fueron internacionales. Y, tras un análisis minucioso, se destacaron las siguientes.

Un Oasis en Lurín

El equipo compuesto por los peruanos Alfredo Ramírez Rozas y Oswaldo Orbegoso Pinto, y el ecuatoriano Santiago Nieto Valladares, se llevó el primer lugar con una propuesta que, según el jurado, “destaca por lograr, a partir de un concepto de relaciones interiores- exteriores que parte del uso del vacío, una empatía especial con las necesidades específicas planteadas por cada una de las familias.

La espacialidad de los espacios interiores se nutre, principalmente, de la relación patio-interior, pero no deja de lado la relación con el exterior, creando momentos permeables.

…continuar lectura en Archivo PDF