Concejo Metropolitano de Lima deja sin efecto cambio de zonificación en Lurín

Suspensión fue aprobada por mayoría. No obstante, aún no se ha fijado cuánto tiempo se mantendrá vigente.

El Concejo Metropolitano de Lima aprobó el 31 de marzo la suspensión de los efectos del Reajuste Integral de Zonificación (RIZ) de Lurín. Esta propuesta había sido aceptada el pasado 11 de marzo por mayoría, pese a los riesgos medioambientales y patrimoniales advertidos por tres ministerios —Vivienda, Cultura y Ambiente—, el Colegio de Arquitectos y diversas organizaciones de la sociedad civil.

De acuerdo con información de La República, la aprobación se dio con 22 votos a favor y 14 en contra. Si bien no se ha establecido cuánto tiempo sería suspendido, uno de los regidores que mostraron su oposición al RIZ desde un primer momento, Carlo Ángeles, consideró que se trata de un buen paso “siempre y cuando se cumpla con lo manifestado en torno a la incorporación de las observaciones realizadas por los diversos sectores”.

Declaraciones que cita El Comercio, revelan que, al iniciar la sesión, el alcalde Jorge Muñoz reconoció que el cambio de zonificación “tiene bases técnicas muy sólidas”; sin embargo, afirmó que “la situación tiene que volver a evaluarse y escucharse las propuestas y recomendaciones técnicas que instituciones y especialistas han expuesto en las últimas semanas”.

Inicialmente, el RIZ de Lurín planteaba un desarrollo urbano que incluía la denominación de zona industrial y comercial, lo cual afectaría directamente las áreas naturales y agrícolas del lugar. Según El Comercio, bajo esa nueva zonificación, la construcción de ‘strip centers’, bancos, cines y restaurantes campestres. Además, pretendía construir edificios de 60 pisos en la franja costera.

Como se recuerda, los ministerios de Vivienda, Ambiente y Cultura consideraron que el cambio de zonificación de Lurín afectaría al Santuario Arqueológico de Pachacamac —y a los sitios asociados—, que vulneraría “el valor ecosistémico y paisajístico” y que “cambiaría dramáticamente la vocación del valle a futuro”.

“No me parece positivo para la ciudad ni para el distrito. Un reajuste no debe afectar santuarios, sino proteger el ecosistema de la ciudad”, señaló el alcalde Jorge Muñoz.

Asimismo, instó a los regidores a firmar una declaración jurada para que aseguren no tener conflictos de intereses.