Construcción de la segunda pista de aterrizaje del Aeropuerto Jorge Chávez tiene avance de más del 50%

Según el MTC, continúan a buen ritmo los trabajos de asfaltado de la pista de 3.480 metros de largo que podrá recibir aviones de gran fuselaje como el Airbus A340 y el Boeing 747 y 777.

Según lo previsto, el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez (AIJCh) será el primer complejo aéreo del Perú que operará con dos pistas de aterrizaje. A la fecha, los trabajos de la segunda pista y calles de rodaje registran un avance que supera el 50%. Estas obras incluyen una segunda nueva pista de 3.480 metros de longitud con una red de más de 10 kilómetros de calles de rodaje.

Proyecciones hechas por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) apuntan a que los trabajos de asfaltado de la nueva pista culminarán en abril del 2022, y se planea iniciar en mayo la instalación de los sistemas de iluminación y aeronáuticos.

“La nueva pista será paralela a la pista existente, a una distancia suficiente para lograr operaciones independientes de ambas. Con ello, se duplicará la capacidad de operación del aeropuerto y será posible hacer hasta dos operaciones de aterrizaje por minuto”, dice la comunicación oficial.

Según se tiene previsto, la nueva infraestructura aeroportuaria estará lista a mediados del 2022 para que Corpac haga la puesta en marcha a finales del 2022. Esta obra forma parte del proyecto de ampliación y modernización del principal terminal aéreo del país.

En medio de las dos pistas se ubicará la nueva torre de control que está en construcción y tiene un gran nivel de avance. Al igual que la segunda pista, la nueva torre será entregada a Corpac para su implementación y operación.

El paquete de trabajo en construcción también incluye luces de aproximación instaladas en pista, sistemas de balizamiento, ayudas visuales para la aeronavegación, sistemas de media tensión y equipos de control y vigilancia.

Estos trabajos forman parte del nuevo campo de vuelos del aeropuerto Jorge Chávez, una zona de 600 hectáreas donde las aeronaves aterrizan y despegan de manera eficiente para llegar al terminal de pasajeros. La obra viene siendo ejecutada por el Consorcio Inti Punku, conformado por las empresas Cumbra y Sacyr desde octubre del 2020.