De la construcción sostenible a la construcción responsable

Desde hace ya varios años, CAPECO ha incorporado como elemento central de su misión institucional, la promoción de la construcción responsable que antepone la búsqueda del bienestar general de los ciudadanos y del desarrollo económico del país sobre los légitimos intereses de la industria. En el presente informe se hace una reflexión sobre los alcances de la construcción responsable, que coincide con la realización de la XXIV EXCON, consagrada a impulsar la sostenibilidad y a la formalidad en la actividad constructora, objetos ampliamente vinculados con la construcción responsable como se podrá comprobar de la lectura de este documento.

1. Sustentabilidad o Sostenibilidad

En general, la sustentabilidad se relaciona con la idea de la autosuficiencia y la sostenibilidad se concentra mayormente en la intervención humana. Por su parte, el desarrollo sustentable consiste en un crecimiento regulado que busca satisfacer las necesidades actuales de todos los habitantes del planeta, sin comprometer los recursos del futuro. El desarrollo sustentable no precisa una intervención humana o exterior, gracias a que sus condiciones económicas, sociales o ambientales le permiten sostenerse autónomamente sin afectar los recursos. Un modelo sustentable no solo se valdría por sí mismo sino que cumpliría también la función de dar sustento y mantener a las personas que lo integran.

La concepción de desarrollo sustentable aparece por primera vez en la Declaración de Estocolmo sobre el Medio Ambiente de 1972, significando que es un “proceso por el cual se preservan los recursos naturales en beneficio de las generaciones presentes y futuras”. Posteriormente, se consideró que ya no era solo “la preservación de los recursos naturales” sino también “la conservación y protección del medio ambiente y dentro de este los recursos naturales de manera de no comprometer las expectativas de las generaciones futuras”.

Por su parte, el desarrollo sostenible es el proceso mediante el cual, se satisfacen además las necesidades económicas, sociales y de diversidad cultural de la actual generación, sin poner en riesgo la satisfacción de las mismas a las generaciones futuras. El término se comenzó a utilizar del Informe Brundtland llamado “Nuestro futuro común” de 1987, pero fue definido más explícitamente en la Declaración de Johannesburgo del 2002.

Lo sostenible se halla en el ámbito a un sistema. Tiene que ver con las oportunidades y las amenazas de un sistema para mantenerse en el tiempo. En la visión de desarrollo sostenible, dentro del ámbito externo se hallan, las políticas de gobierno, el clima, los tratados, la competencia, el mercado, el medio ambiente, etc.

El desafío del desarrollo sostenible se ha convertido en una responsabilidad global, con la aprobación por los países miembros de las Naciones Unidas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS. Aparentemente, el concepto desarrollo sostenible engloba al de desarrollo sustentable. Sin embargo, otros documentos señalan que ambos conceptos coexisten y son interdependientes.

2.Construcción sostenible y construcción sustentable

Según el Green Building de España, la construcción sostenible es aquella que teniendo especial respeto y compromiso con el medio ambiente, implica el uso eficiente de la energía y del agua, los recursos y materiales no perjudiciales para el medioambiente, resulta más saludable y se dirige hacia una reducción de los impactos ambientales.
La construcción sostenible abarca, no solo los edificios, sino también el entorno y la manera cómo se integran para formar las ciudades. El desarrollo urbano sostenible (o urbanismo sostenible) busca crear un entorno que no atente contra el medio ambiente, y que proporcione recursos urbanísticos suficientes, no solo en cuanto a las formas y la eficiencia energética y del agua, sino también para su funcionalidad, como un lugar que sea mejor para vivir.

De otro lado, un documento de 2012 suscrito por el gobierno chileno que dio origen a la Estrategia Nacional de Construcción Sustentable, define la construcción sustentable como un modo de concebir el diseño arquitectónico y urbanístico, que se refiere a la incorporación del concepto de sustentabilidad en el proceso de planificación, diseño, construcción y operación de las edificaciones y su entorno, y que busca optimizar los recursos naturales y los sistemas de edificación de tal modo, que minimicen el impacto sobre el medio ambiente y la salud de las personas.

Entre ambos términos, parece haber una diferencia muy sutil. En el caso de la construcción sustentable, se incluye el concepto de ciclo de vida de edificaciones y urbanizaciones que no queda explícito en la definición de construcción sostenible.

La construcción responsable incluye la obligación de las empresas de ser rentables, además de contribuir a la mejora de la calidad de vida de la población actual y futura (Fuente: pmgchile.com)

 

3. Responsabilidad de la industria de la construcción

En la publicación “La construcción responsable y su influencia en el desarrollo humano en el Sur” editado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo-AECID, se señala que la responsabilidad social en las empresas constructoras es, tanto un modelo o planteamiento de gestión en sí mismo, como un instrumento con el cual las empresas del sector pueden enfocar su actividad económica para velar por el Desarrollo Humano, que es definido como un proceso mediante el cual se busca ampliar las oportunidades para las personas, aumentando sus derechos y sus capacidades. Bajo este modelo resulta del propio interés de la empresa asumir esas responsabilidades no solo para mejorar su imagen y ser socialmente aceptada, sino también para garantizar su propia eficiencia en el mediano y largo plazo, lo que le dará una ventaja competitiva y asegurar su futuro.

En esta línea de pensamiento, la responsabilidad social en el sector vincula los propósitos de la construcción sustentable con una visión que justifica la permanencia de la actividad empresarial en el largo plazo y legitima la búsqueda de lucro (su “propia eficiencia” como sostiene la publicación).

La publicación de AECID señala que existen diferencias entre los desafíos para la sostenibilidad de la construcción en países desarrollados (el Norte) y en los subdesarrollados (el Sur). En estos últimos, los principales obstáculos serían los siguientes: (a) la ausencia de planificación urbana; (b) la corrupción y la falta de transparencia; (c) la insuficiencia de empleos “decentes”; (d) la inseguridad en la construcción; (e) la “autoconstrucción de infraviviendas” o la proliferación de viviendas (y barrios) de baja calidad; (f) el déficit de infraestructura; (g) el empleo de tecnologías constructivas ineficientes en términos ambientales, inadecuadas en relación a patrones culturales y disponibilidad de recursos e inaccesibles para una parte importante de la población…

Ver informe completo Aquí