El compromiso de construir un país mejor

Hace un año nuestra institución cumplió 60 años, lo que la convierte en uno de los gremios más antiguos del país, con más experiencia si queremos decirlo de otro modo. En estas seis décadas, Capeco ha visto al Perú transitar por distintos momentos, por distintas formas de gobierno y maneras de hacer empresa. Pero independientemente del momento que le haya tocado vivir al Perú, Capeco ha sido siempre una institución referente de la construcción nacional.

Hoy que me toca iniciar un período de dos años a cargo de la Presidencia de Capeco, quisiera dar una mirada al futuro de la institución. No es posible mirar hacia adelante sin reconocer de dónde venimos recientemente y sin duda, nuestra industria no atraviesa por su mejor momento. Luego de casi tres décadas de apertura de la economía peruana al mundo, de transferir del Estado a las empresas privadas las principales actividades económicas y de recibir los mayores flujos de recursos de nuestra historia republicana, no hemos logrado todavía tener una industria de construcción nacional sólida, con prácticas transparentes y conectada con la ciudadanía. Este, no obstante, es un problema por el que atraviesa el país entero; sus instituciones políticas, empresariales, académicas, entre otras, han ido perdiendo relevancia, han dejado de conectar con las personas de a pie y poco a poco, están dejando de ser representativas. Una encuesta de Ipsos-El Comercio del año pasado, mostraba que el 83% de los peruanos desaprueba a las instituciones nacionales.

Para Capeco, un gran reto de estos dos años será el de recuperar la representatividad de la industria de la construcción, integrar a sus distintos actores a nivel nacional y compartir sus propuestas con los ciudadanos del Perú. A través del diálogo permantente, constructivo y transparente, la Cámara puede hacer llegar sus ideas, intercambiarlas y mejorarlas. Nuestra institución ya tiene vasta experiencia en ese campo; por ejemplo, desde hace mas de 15 años, sostenemos la negociación colectiva con la Federación de Trabajadores de Construcción Civil que resuelve el pliego solicitado por los mismos trabajadores. A partir de este diálogo ambas partes hemos ido entendiendo que compartimos una misma labor y, en ella, la suma de nuestras fuerzas ha logrado mejorar el clima laboral, reducir significativamente los accidentes fatales en obras, mejorar nuestros niveles de productividad y consolidar el empleo en construcción como uno de los mejor remunerados y más protegidos.

Este diálogo ha logrado resolver uno de los temas mas álgidos y complejos de la década de los 90 y ha demostrado que dos partes -en teoría antagónicas- se pueden sentar a conversar y resolver sus diferencias con respeto. Del mismo modo, desde este espacio invitamos a todos los involucrados con el quehacer de la construcción peruana a dialogar y exponer nuestras distintas ideas, a mostrar nuestras diferencias y a resolverlas; nos ponemos a disposición de los legisladores, alcaldes y ministros, para contribuir a fortalecer el rol que desempeñan en nuestras ciudades y nuestro país.

La transparencia que tanto nos reclama la sociedad a las instituciones empresariales, es otro de los retos que Capeco ha asumido. En ese sentido, desde hace dos años venimos modificando nuestros procesos para certificarlos bajo la norma ISO 37001 y una vez culminado el proceso, nos abocaremos a promover que las empresas asociadas también lo hagan. Por otro lado, consideramos que para promover la transparencia es necesario fomentar relaciones de conocimiento mutuo, confianza y especialmente de igualdad; por ello, estamos desarrollando y promoviendo espacios de encuentro para todos los actores de la industria, empresarios, autoridades, profesionales y la ciudadanía en general: entre ellos están la feria Excon, que este año fortalecerá además su agenda académica; el Encuentro Inmobiliario Internacional, que el 2020 se llevará a cabo en la ciudad de Cusco y atraerá a mas de 200 empresarios de Sudamérica; y el Premio Arquitectura y Ciudad.

Finalmente, hacer mejor nuestra industria para el beneficio de los peruanos, demanda también incrementar sus niveles de formalidad. La construcción informal es el gran enemigo de nuestras ciudades y la gran amenaza para sus ciudadanos. En un país altamente sísmico, la formalidad en la construcción no es una elección, sino una obligación, un compromiso que desde Capeco hemos asumido hace varios años mediante iniciativas como apruebadesismos.com o Construyendo Formalidad.

Asumo este encargo con orgullo y entusiasmo. Confío plenamente en el equipo de Capeco y en sus directivos y estoy seguro de que en conjunto seguiremos trabajando por construir un país mejor.

Humberto Martínez Díaz – Presidente de Capeco