El potencial de desarrollo de la Región Amazonas

La región Amazonas apenas ocupa el 3% del territorio nacional y concentra al 1.3% de la población -siendo la 4º región menos poblada- así como el 0.7% del PBI Global. De acuerdo con el Índice Regional de Competitividad, elaborado por el Instituto Peruano de Economía, Amazonas se situó en el puesto 18 en el año 2019, superando solo a las regiones Pasco, Apurímac, Puno, Loreto, Huánuco, Cajamarca y Apurímac. Según el INEI, las tasas de pobreza monetaria en la región Amazonas se sitúan entre 32.9% y 36.2%; y las de pobreza extrema entre 6.0% y 7.7% (1) , bastante lejos de los promedios nacionales. Igualmente, el 27% de los hogares en esta región carece de agua potable, el 54% no tiene desagüe y el 26% padece de algún tipo de déficit habitacional.

En Chachapoyas, la ciudad capital fundada en 1538, viven aproximadamente 32,589 pobladores, siendo la 1º capital regional menos poblada del país. Sin embargo, la ciudad más poblada de la región es Bagua Grande, donde habitan 50,841 personas. La población amazonense creció a un ritmo de 0.1% anual entre los años 2007 y 2017.

A pesar de que las cifras mencionadas parecen mostrar un panorama poco promisorio para la región, en los últimos quince años se han producido una serie de hechos relevantes que permiten pensar en un futuro distinto para Amazonas. La inauguración del Museo de Leymebamba en el 2000 y, sobre todo, la puesta en valor de Kuélap en el 2007, recurso turístico de primer orden destinado a convertirse en un factor clave para la consolidación del Circuito Norte, sobre todo luego de la inauguración del teleférico en el 2017. En la actualidad, la fortaleza recibe a más de 100 mil visitantes cada año.

El acceso a la región también ha ido mejorando, en particular con la puesta en funcionamiento de la Carretera Interoceánica Norte en el 2009, que permitió conectar Chachapoyas con el resto de la región a través de una vía asfaltada y facilitó una vinculación mucho más fluida y segura con la costa norte del país. Además, la reciente apertura de los aeropuertos de Jaén y Chachapoyas al transporte regular de pasajeros ha jugado un rol importante en la vinculación de la región con el resto del país.

El potencial turístico de Amazonas gira alrededor de Kuélap y de Chachapoyas, pero va más allá de estos dos atractivos. El Utcubamba, que recorre la región de sur a norte, debería ser el gran integrador territorial – como lo es el Urubamba en Cusco – que permita incorporar adecuadamente al circuito a otros atractivos como las cataratas de Gocta y Yumbilla, los Mausoleos de Revash y Karajía, además de los importantes espacios naturales y pequeños pueblos que abundan en la región.

Sin embargo, este potencial de la actividad turística que puede ser la palanca para el desarrollo regional, está afectado por la reticencia del gobierno central y las notorias dificultades de gestión de las autoridades regionales y locales, cuyos presupuestos de inversión sumados, apenas superaron los 760 millones de soles en el 2019 (2). En primer lugar, Kuélap se encuentra afectado por la mala ejecución de un proyecto de recuperación que, lejos de proteger el patrimonio monumental, lo ha puesto en peligro. Es urgente que el gobierno nacional asigne recursos técnicos y económicos para impedir que se pierda este importante complejo arqueológico.

En segundo término, el teleférico sufre de problemas de abastecimiento de energía eléctrica que dificulta sus niveles de operación, lo que debe ser resuelto con una inversión en una nueva central que, de acuerdo al contrato de concesión, debe ser asumida por el Estado.

Tercero, es necesario ampliar la capacidad del Aeropuerto de Chachapoyas para que pueda recibir aviones de mayor tamaño y evitar el traslado en carretera desde Jaén que toma casi tres horas, lo que puede desalentar a muchos posibles visitantes. Otra alternativa, sería la puesta en valor del aeropuerto de Mendoza que reduciría a una hora el trayecto por carretera y permitiría además abrir otro acceso hacia Kuélap y el Utcubamba.

Por último, es indispensable poner en marcha un Plan de Desarrollo Urbano y un Programa público-privado de inversiones para Chachapoyas, de manera que pueda albergar tanto al flujo de migrantes como a los servicios turísticos que se requerirán para atender las demandas crecientes de los visitantes nacionales y extranjeros. Es necesario evitar que en Chachapoyas ocurra lo mismo que en Aguascalientes (hoy Machu Picchu Pueblo). En particular, es necesario priorizar tres áreas de intervención:

(a) La revitalización del Centro Histórico, con intervenciones similares a la desarrollada en el jirón Amazonas (ver informe en esta edición) y con un programa de inversión para poner en valor de casonas tradicionales, adaptándolas a usos contemporáneos.
(b) La identificación y el desarrollo de nuevas áreas urbanas para albergar los servicios turísticos y comerciales que no puedan ser ubicados en el Centro Histórico, debiendo considerarse la posibilidad de ubicarlos cerca de pueblos ubicados en la misma provincia que no se encuentren conurbados con Chachapoyas o en el eje del Utcubamba fuera de la provincia.
(c) La implementación de un Programa Municipal de Vivienda, dirigido a promover proyectos de vivienda nueva (especialmente en terrenos de propiedad estatal o de comunidades campesinas transferidos a promotores privados), de construcción en sitio propio (para dar vivienda a familias que ya están asentadas en terrenos formalizados), de mejoramiento de barrios y vivienda rural (entre otras cosas, para adaptarlos a usos turísticos) y de formalización predial (para proveer títulos de propiedad y declaratorias de fábrica).

La ejecución de este Plan exige la creación de un equipo de trabajo liderado por la Municipalidad Provincial, pero con participación de otros actores públicos (el Gobierno Regional, las Municipalidades Distritales, las empresas de servicios básicos) y privados (los colegios profesionales, las cámaras empresariales, las organizaciones religiosas y los sindicatos), además de la Universidad Toribio Rodríguez de Mendoza, cuyo alto nivel académico y de investigación será sin duda de gran utilidad.

CAPECO ha suscrito un Convenio de Cooperación Interinstitucional con la Municipalidad Provincial de Chachapoyas, para comprometer el apoyo del sector privado en el desarrollo de este plan urbano y del programa de inversiones. Es muy relevante comprobar la plena disposición del alcalde provincial, Víctor Raúl Culqui Puerta, para promover el crecimiento formal de su jurisdicción a través de la planificación y la gestión de inversiones urbanas (ver entrevista: Víctor Raúl Culqui: “Tenemos dificultad en el tema de desarrollo urbano”)


(1) Instituto Nacional de Estadística e Informática. Informe Técnico: Evolución de la Pobreza Monetaria 2007-2018
(2) Portal web del Ministerio de Economía y Finanzas – Consulta Amigable.