Enrique Pajuelo: “La formalidad en la construcción debe ser una Política de Estado”

Afirma que la informalidad es el “nuevo terrorismo en el país”. Por ello, el presidente del Comité de Formalización de Capeco, ingeniero Enrique Pajuelo, indica que se han iniciado una serie de acciones que apuntan a enfrentar este grave problema y espera que pronto la exigencia de la formalidad en la construcción se convierta en una política de Estado. Insta a los sectores privado y público, a fomentar las buenas prácticas constructivas para evitar colapsos en nuestras infraestructuras.

Ingeniero Pajuelo, hace algún tiempo señaló que la informalidad es el “nuevo terrorismo” del país y que está destruyendo nuestra economía… El problema de la informalidad es grave. Un caso concreto es lo que hemos visto en las últimas semanas, el desborde de desagüe en todo Lima. Esto va a seguir y tiene para largo. Es una evidencia de la informalidad, en este caso, de una obra pública. También tenemos los desastres naturales que están ocurriendo en el sur del Perú y hace dos años, ocurrieron en Lima y en el norte. También tenemos a los asentamientos humanos ubicados en zonas vulnerables, hay informalidad en la ubicación de poblaciones. Tenemos lluvias que vienen desde el norte y que encuentran infraestructuras no preparadas para el drenaje de estas aguas. En general, la informalidad la vemos por varios lados.

¿Podríamos decir que la falta de prevención es parte de la informalidad? Sí. La prevención es parte de la formalidad y viene alineado no solamente al sector público sino también a las personas. Pero, la gente tiene negación al riesgo, como lo investigamos hace algunos años, a través de un estudio de Arellano. Entonces, con esa realidad, lo que falta promover es una cultura de formalidad porque actualmente no se considera el riesgo ni se le mide. La población está ubicada en el cauce de un río y piensa que como ahí no ha llovido hace años, no va a llover más y se instalan en las quebradas.

¿Considera que esa cultura de informalidad toca a todos los sectores? Sí. Y no solamente a los sectores público y privado. Todos tenemos parte de responsabilidad en este tema. Hay gente que tira basura al piso, hay quienes no cumplen con una norma constructiva, hasta quien compra un DVD sin factura. Todo es informalidad. A nosotros nos preocupa el sector de la construcción, pero hasta en el deporte hay informalidad. Por ejemplo, he leído que a algunos les pagan por planillas una parte y por fuera, la otra. Está en toda la economía y como dije, la informalidad es el nuevo terrorismo.

Capeco, a través de Comité de Formalización, está impulsando campañas que incitan a la población a tener una cultura de formalidad.

INICIATIVAS

¿Cómo combatirla? ¿Hay iniciativas al respecto? Hemos planteado cinco ejes para poder combatir la informalidad. Son propuestas de formalidad y hemos tenido avances en algunas de ellas. Por ejemplo, estamos trabajando con Indecopi para fomentar en el buen uso de materiales eléctricos. Ya lo hemos impulsado y ahora estamos apoyando el buen uso de materiales como ladrillos, cemento y fierro. Son campañas que incitan a la población a tener una cultura de uso de materiales correctos, eso es un avance en lo que es la cultura de formalidad. Otro eje, es impulsar las producciones de calidad. Hay varias empresas que conforman la Cámara y otras que no, que vienen realizando iniciativas y propuestas de difusión, también fomentando el uso de materiales de calidad en acero, fierro, ladrillo, tuberías, vidrios, entre otros. También hemos formado una alianza con la Asociación de Entidades Técnicas del Perú (APET), que son los operadores que construyen vivienda social. Estamos de la mano con ellos, para que estas mini constructoras tengan buenas prácticas en la construcción y a la vez utilicen buenos materiales.

¿En qué consiste esta alianza con Capeco? Los asociados de Capeco les están ofreciendo un kit de materiales a un precio mucho más conveniente para que puedan hacer estas obras Techo Propio y con materiales de buena calidad. Esta es otra de las aristas que venimos trabajando con los actores de la vivienda social.

Hablamos de construcción formal. En ese contexto, Capeco advirtió lo que podía pasar en San Juan de Lurigancho hace seis años… Sí. Hace años advertimos que uno de los grandes problemas era la capacidad del alcantarillado y el colapso de los desagües. Cosa que sucedió. Ahora estamos advirtiendo que hay un problema grave con la informalidad y esto puede costar muchas vidas ante cualquier eventualidad. Por ello, en el 2018 hemos elaborado la propuesta “Construyendo Formalidad”, que tiene puntos específicos de trabajo. No solo de parte del privado sino público, para ir combatiendo este mal. Sabemos que no se resolverá en pocos años, pero hay que empezar a solucionar los problemas. Como se dice comúnmente “Guerra avisada no mata gente”, en nuestra posición el mensaje podría ser “Informalidad avisada no mata gente”. Ese es el mensaje que debemos transmitir a todos los sectores. Estamos advirtiendo el riesgo y proponiendo una solución, no nos quedamos solo con el aviso.

Y en cuanto a la formalización laboral ¿Qué está haciendo la Cámara? Esa es otra arista. Estamos en la línea de incentivar la formalización laboral. Nos hemos reunido hace unos días con la Federación de Trabajadores de Construcción Civil del Perú (FTCCP), con quienes estamos trabajando temas de promover formalización y capacitación a través del Instituto Capeco y Sencico, por ejemplo. Y, a través de legislaciones, exigir a los constructores de obra pública cumplir con las normas laborales a plena cabalidad. La mano de obra de los trabajadores será reconocida, se les capacitará y, por otro lado, el consumidor o usuario final será beneficiado con una construcción bien hecha.

Maestro, las empresas de materiales eléctricos asociadas en Epei, Swisscontac, la Cooperación Suiza, Indecopi, Inacal se juntaron en una mesa de trabajo para impulsar la formalidad.

POLÍTICA DE ESTADO

¿Esta propuesta de Capeco tiene que ir con el apoyo del Estado? Sí. La formalidad en la construcción debe ser una Política de Estado. Y esto debería ser en todos los sectores de la economía. Y, en nuestro caso particular, lo que si pedimos es el compromiso del alto ejecutivo del Ministerio de Vivienda, avalado por el presidente de la República. Además, la formalización en la construcción está acompañada de varias propuestas que están plasmadas en el documento mencionado “Construyendo Formalidad”. Una de ellas es la simplificación. Sabemos que una de las causas de la informalidad es la excesiva burocracia, la tramitología, es engorroso cumplir con todo lo que nos pide el Estado. Hay que hacerlo simple sin quitar exigencia, por supuesto. Creo que es uno de los secretos para ir combatiendo este mal endémico. Hay que promover la formalidad en la construcción para que luego no se pregunten porqué se cayeron o destruyeron tales infraestructuras y porqué murieron personas. Lo venimos diciendo hace tiempo.

Ustedes han trabajado con entidades privadas como Maestro, Inacal e Indecopi en el tema de los cables eléctricos ¿Cómo analiza ese trabajo? En el 2018, el logro más importante del Comité de Formalización de Capeco fue unir a todos estos actores que venían haciendo esfuerzos individuales para promover buenas prácticas. Nosotros juntamos a Maestro, las empresas de materiales eléctricos asociadas a Epei, Swisscontac, la Cooperación Suiza, Indecopi, Inacal en una mesa de trabajo que tuvimos el año pasado. Lo primero que se observó es que hacíamos acciones repetitivas y se vio la oportunidad de generar una sinergia para hacer un esfuerzo mucho más grande. Entonces ya alineados, este año toca golpear más fuerte. Como Capeco tenemos el compromiso de potenciar cada una de las iniciativas de las empresas o entidades y hacer logros propios. Eso es lo que estamos buscando.

MÁS ENTIDADES PÚBLICAS

¿Qué entidades del Estado están acompañando la tarea emprendida? Muy activo es Indecopi. Nos está acompañando y apoyando mucho en estos primeros meses del año. Vamos a invitar al Ministerio de Trabajo, Sunat y Ministerio de Vivienda. Pienso que ellos deberían ser los primeros en la fila de este esfuerzo. Conversaremos con representantes de los ministerios para poder involucrarlos y comprometerlos fuertemente. Los actores deben ser del sector privado y también del sector público.

Comentó que están trabajando con la FTCCP y esta tiene una relación cercana con el Ministerio de Trabajo ¿ya es un indicador para que se involucre el ministerio? Hemos hablado con representantes de la federación y ellos tienen contacto continuo con el Ministerio de Trabajo, con la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil). A través de ellos, estamos haciendo llegar la propuesta. No es un tema de empresarios, es un tema de todos. Al solucionar la informalidad a través de propuestas de formalidad nos beneficiamos, todos ganamos en esto. El riesgo de no hacerlo es altísimo.

¿Entonces, podemos decir que se busca convertir en política de Estado la formalización de la construcción? Una política de Estado que se llame “Formalización de la Construcción”. El Gobierno que salió y tuvo una estadía corta empezó con esa bandera de formalizar, en el camino se les acabó la gasolina y se apagó el motor. Esperamos que este Gobierno defina esa política y se mantenga en los otros gobiernos porque es lo que toca al país. Estamos logrando un crecimiento económico interesante, pero no hay desarrollo. Este va ligado con la formalidad, eso lo han investigado y confirmado organismos públicos y privados. Por donde lo veamos es el tema prioritario en este momento.

¿Alguna exhortación final? Es necesario que toda la población se sensibilice en este tema y también es importante la exigencia para el logro de esas iniciativas. Ahora la población está comunicada por redes sociales y medios digitales. Si ellos hacen llegar su clamor, reclamo y propuestas finalmente los gobernantes harán caso. Los empresarios ya hemos tomado la posta, ahora toca que los gobernantes de turno tomen la posición que les corresponde.