Gerard Fort: “La labor es mostrar a las autoridades cuál es nuestra realidad”

Enfrentar la informalidad ha significado exponer fallas de diversos frentes. Así lo comenta el presidente del Comité General de Proveedores de Bienes y Servicios de Capeco, Gerard Fort, quien desde que asumió el desafío ha realizado una serie de acciones en pro de la construcción responsable. En la siguiente entrevista resume lo ejecutado durante dos años, los convenios pactados y reclama la necesidad de que las autoridades gubernamentales se comprometan en la erradicación de productos de mala calidad relacionadas con la edificación de viviendas.

Uno de los principales temas que han abordado durante la gestión es la formalización ¿Cuál es el balance de la labor ejecutada? En la primera sesión de Consejo Directivo, nuestro presidente Enrique Espinosa, nos pidió a los líderes de comités generales que nos enfoquemos en dos o tres temas matriciales para concentrarnos en ello. Me pareció una propuesta importante porque abarcar más de lo que se puede hacer en un periodo de dos años es no concluir iniciativas que vayan a tener una trascendencia de impacto colectivo en el sector. En ese sentido, por el lado del Comité General de Proveedores, tomé dos pilares para trabajarlos con todo el equipo y fue Formalización y Sostenibilidad.

¿Cuáles fueron los pasos que se dieron? Se potenció el Comité de Formalización. Ya existía desde gestiones previas, así que lo único que hice fue darle preponderancia. Nombré al ingeniero Enrique Pajuelo como líder de este comité, quien le dio un impulso importante convocando a partes que van más allá del Comité de Proveedores. El enfoque inicial era trabajar el tema de la formalidad desde la perspectiva de proveedores, pero no se puede hacer un buen trabajo si no invitas a otras partes como, por ejemplo, a representantes de los edificadores, entidades que trabajan en estos temas y hacen esfuerzo como el Epei (Asociación Gremial de Empresas Internacionales de Productos Eléctricos del Perú); el Inacal (Instituto nacional de la Calidad) o Indecopi con los que hemos tenido un acercamiento para iniciar campañas.

CAMPAÑAS

¿Qué tipo de trabajo han hecho en conjunto? El año pasado con Indecopi se hizo una campaña que busca generar conciencia respecto de la utilización de productos que no cumplen con la norma en la construcción, por ejemplo, los productos eléctricos. Entonces, con la experiencia y el trabajo de proveedores que venían haciendo una lucha frontal contra la informalidad como Indeco, BTicino, la asociación Epei, hicimos un equipo de trabajo para esta campaña. Capeco es un colaborador directo que proporciona información que utilizan sus canales de comunicación para difundir este trabajo que lo que busca es llegar a la sociedad civil. Hay que generar conciencia de lo que significa utilizar productos fuera de norma, productos falsificados y lo que pueda ocasionar en la calidad de vida de las personas.

El año pasado con Indecopi se hizo una campaña que busca generar conciencia respecto de la utilización de productos que no cumplen con la norma en la construcción, por ejemplo, los productos eléctricos.

 

¿En esta tarea emprendida han contactado con pequeños empresarios, asociaciones de constructores? Sí. De hecho la base de la construcción formal es el programa Techo Propio del Fondo Mivivienda, y el Comité de Proveedores de Capeco es consciente de que la calidad de los materiales que se utilizan, el expertise técnico o la supervisión en obra no era la más adecuada, es decir, en términos promedios era de una calidad insuficiente. Entonces, Capeco ha hecho una alianza con la Asociación Peruana de Entidades Técnicas para que las empresas formales que están asociadas a este gremio puedan lograr algunas mejoras, por ejemplo, difundir más estos programas de vivienda social que, además, genere conciencia en los asociados para que estos pequeños constructores compren materiales con garantía y puedan entregar una vivienda de calidad, que también se capaciten para que tengan una mejor tecnología y puedan construir esas viviendas sociales con un mayor nivel.

Habla de una serie de acciones realizadas ¿puede detallarnos al respecto? Hay varios ejes como la formalidad del terreno, tema de licencias, experiencia técnica, materiales y otros. Hablando puntualmente de los materiales, que es lo que me compete como responsable del comité general, se generó una iniciativa en una de las sesiones del comité. Esta era desarrollar y ofrecer productos de calidad, que cumplan todas las especificaciones técnicas necesarias. Bajo ese contexto, por ejemplo, Ladrillos Fortes está haciendo un pack con precios especiales para atender a las entidades técnicas en Lima y provincias donde tenga presencia. Por el lado de Sodimac y Maestro se han desarrollado packs en alianza con proveedores como Indeco y BTicino. Estos son packs de componentes eléctricos. Lo que se busca es hacer llegar productos de calidad y garantía a estas entidades que construyen para las familias de bajos recursos económicos, para que su vivienda no pierda valor y más importante aún que los productos les den seguridad. Cuando un elemento eléctrico no cumple la norma, cuando son falsificados, tarde o temprano pueden originar un incendio que puede acabar con la pérdida de vidas y eso es lo que queremos evitar.

FUERA DE LA LEY

¿Hay productos falsificados? Hay un ingreso alto de productos informales en la parte eléctrica. Esto es crítico y es lo que estamos atacando primero. Al mes, según datos de Epei, ingresan más de un millón de piezas de productos eléctricos fuera de estándar.

Si bien es cierto la Cámara está en esta lucha frontal contra esto, todavía las autoridades competentes lo permiten ¿qué pasa? Esto es una realidad. Hay productos normados dentro del Reglamento Nacional de Edificaciones, pero no hay un adecuado control. Por ejemplo, Aduanas es una coladera y, definitivamente, hay corrupción a ese nivel y falta decisión de las autoridades como el Ministerio de la Producción, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Economía y Finanzas, que no quieren entrar fuertemente contra este tema. Yo creo que no perciben el daño que pueda generar productos sub estándar. Creo que ellos asumen que los productos que entran son de calidad aceptable y que eso genera una suerte de equilibrio en los precios. Básicamente, el Ministerio de Economía dice “no puedo poner barreras porque voy a generar un disparó en los precios”.

Pero eso es también una especie de competencia desleal para los nacionales que están compitiendo y tributan correctamente ¿en qué nivel estamos? La labor de esta unión de fuerzas de empresas e instituciones, de gremios como Capeco y la Sociedad Nacional de Industrias, es mostrar a las autoridades cual es nuestra realidad. No solamente que vean una parte del problema o lo que puede significar no controlar el ingreso del producto sino lo que genera a nivel de economía. Bien se ha dicho, esto es una competencia desleal, fuera del tema primordial que es poner en peligro la vida de las personas que compran estos productos de buena fe e incluso de constructores que compran de buena fe. Aunque hay de los otros que son plenamente conscientes, eso es lo grave. Hay empresas formales que compran estos productos para lucrar y ganar plata y eso es inconcebible, eso no podemos permitirlo. Debemos generar conciencia en las autoridades y exigir que Aduanas juegue un papel importante, que las supervisoras de obra sobre todo a nivel de vivienda; así como las municipalidades hagan una buena fiscalización de los avances, que puedan revisar los certificados de calidad y garantías de lo que se compra.

Mencionó que al mes entran un millón de productos eléctricos subestándar… Sí. El ingeniero Orlando Ardito, gerente general de Epei, nos comentó que aproximadamente son un millón de unidades de productos eléctricos entre falsificados y sub estándar, es una coladera, entran y nadie las regula. Para dar un ejemplo, una llave termomagnética de 25 amperios, económico y que cumple con la norma, cuesta en el mercado entre 20 a 25 soles, es un producto con la calidad de cobre adecuada. Los importadores de los otros productos, pueden vender una unidad a 3.50 soles. Un análisis de laboratorio establece que estos terminales son de fierro fundido y están oxidados, es un pésimo conductor que no cumple lo que debe hacer una llave termomagnética que es precisamente cortar el circuito cuando hay un desbalance. Esto es un crimen y está entrando por Aduanas. Las autoridades se hacen de la vista gorda y como no hay supervisión final. La primera inversión en la vida de una familia es una bomba de tiempo. Lo que se han comprado es una granada sin seguro…

…Leer informe completo Aquí