Gustavo Arballo: “La industria de la construcción debe hacer propuestas de políticas públicas”

El secretario general de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción (FIIC), Gustavo Arballo, estuvo de visita en nuestro país como invitado al Foro Construcción 2019 organizado por el Conafovicer, la FTCCP y Capeco. Él conversó con Construcción e Industria sobre su visión del sector y la informalidad que no es exclusiva de Perú. También destacó la importancia de proponer políticas públicas para fortalecer la economía de los países y resaltó el uso de tecnologías como el BIM para optimizar recursos.

Señor Arballo, ¿Cuál es su apreciación general del sector?
La FIIC nos permite hacer una comparativa general y global de los temas centrales que en materia de construcción lleva cada país. Por ello, veo la importancia en la elaboración de estos foros porque se tratan temas que se parecen mucho entre países. Pero habría que resaltar algo. Toda la cadena productiva de la industria de la construcción debe de tener la fortaleza y unidad para hacer propuestas de políticas públicas con el objetivo de que siga siendo la fuerza de la economía. Se ha dicho mucho sobre todo lo que significa el aspecto económico y lo que mueve la construcción, pero en factores de equilibrio no es solo construir para lograr satisfacer la demanda de viviendas, carreteras, puertos, hospitales y demás, sino que en ese factor de equilibrio hay que lograr incorporar cada vez más al sector formal de la construcción porque eso es lo que diferencia a un país de las llamadas economías emergentes o en desarrollo de los más desarrollados.

¿El tema de la informalidad se repite en Latinoamérica?
Sí. En algunos casos en menor o mayor grado, pero definitivamente sí. Es un cáncer que tenemos que atacar. Igual de importante, aunque con otros valores económicamente hablando, son las faltas de transparencia o la corrupción. La instalación de la formalidad de valores, principios y los códigos de ética son importantes en un sector como el nuestro que es la construcción.

¿Cómo se ve Latinoamérica luego del caso “Lavajato”?
Desafortunadamente no es algo tan inmediato de recuperar. Esto es un tema que ha afectado a muchos países y principalmente a los de América Latina. Sin embargo, hay un crecimiento obligado de las naciones y, por lo tanto, sus necesidades y bienes de consumo hace que la economía se siga dando. Esperemos que no haya otro tipo de medidas que nos lleven a repetir ni errores ni experiencias de años pasados, donde hemos visto números negativos.

¿Cómo ven al Perú?
Es muy importante mencionar que América es uno de los cinco continentes más importantes del mundo. Y, América Latina se mueve de manera importante como una región. Pero, dentro de esta, la mayor importancia es la conformación de la Alianza del Pacífico, que está integrada por México, Perú, Colombia y Chile. Creo que no es menor el tema de vernos como una región hacia el mundo. Vemos tanto en Asia como en Europa las grandes potencialidades que tienen. Esta Alianza del Pacífico le daría la mayor de las importancias a este lado del mundo y siendo Perú uno de sus integrantes.

Las reuniones de la FIIC permiten conocer los avances del sector construcción a nivel de sus integrantes. ¿Es notoria la evolución de la tecnología y su intervención en nuestro campo?
Nosotros tenemos reuniones presenciales dos veces al año, lo que nos permite tener mayor intercambio de experiencias, por ejemplo, en temas de tecnologías como el BIM. Los países lo comenzamos a escuchar de esta forma y el BIM es una tecnología que tenemos que asumir por sus grandes ventajas. Es una tendencia mundial. No hay que inventar, hay que enfocarnos en asumir y trabajar a nivel gobierno y a los privados obligarlos a que utilicen tecnologías porque eso hacen mucho más eficientes las labores.

¿Será fácil ese cambio?
Hay que usar las plataformas que nos permiten las redes. Hay quien piensa que en la construcción no puede haber cambios drásticos y nada más equivocado. El cemento, el ladrillo, la arena, el fierro seguirán siendo lo que son, pero la manera de construir se va transformado. La maquinaria, equipos y la tecnología avanzan. Pareciera que es algo difícil de hacer y aprender, pero he visto cifras que muestran que con el uso de tecnología se logra reducir en un 20 por ciento los costos. Eso es parte de lo que tenemos que hacer en el sector, es parte de las nuevas tecnologías.

¿La mano de obra también cambia?
Sí. Esto también hace que en el sector donde hay trabajos muy especializados, también haya una base del empleo. La mano de obra de esa base también tiene la oportunidad de ir creciendo y superándose, eso es posible. Les da la posibilidad de mejor ingreso y mejor calidad de vida, mayor consumo. Es una cadena virtuosa. En la FIIC tratamos de intercambiar experiencias con los países que vayan más avanzados en este tipo de cosas.

El mundo avanza hacia más tecnología ¿y la política?
Más tecnología sí, desgraciadamente la política entorpece el avance en esto. Y digo desgraciadamente, por eso tenemos que ser muy propositivos.