Implementan programa Viviendas Saludables en nueve regiones

Estrategia se desarrolla con la participación de la población organizada en 100 centros poblados de Amazonas, Ayacucho, Cajamarca, Junín, Loreto, Piura, Puno, San Martín y Ucayali.

Con el propósito de mejorar las condiciones de las viviendas en las zonas rurales del país y de garantizar el mantenimiento de la higiene y la calidad de vida de las familias, el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) informó que viene implementado el programa “Viviendas Saludables”.

Esta estrategia está a cargo del Programa Nacional de Saneamiento Rural (PNSR), que es parte del MVCS, y se desarrolla con la participación de la población organizada en 100 centros poblados en nueve regiones del país. Estas son Amazonas, Ayacucho, Cajamarca, Junín, Loreto, Piura, Puno, San Martín y Ucayali.

De acuerdo con el organismo, el citado programa tiene como objetivo lograr que la familia ordene y distribuya adecuadamente los diversos ambientes de su hogar para el bienestar y la salud de sus integrantes. “Con la correcta disposición de los espacios se propicia el hábito de la limpieza y el orden en las casas, aprovechando los recursos naturales y materiales con que dispone la familia”, dice la comunicación oficial.

Añade que la ejecución de esta iniciativa ha contribuido a disminuir la desnutrición en la población, especialmente, en niños y niñas.

Pasos para una vivienda saludable
Según destaca el MVCS, todos los integrantes de la familia participan en la elaboración de un plan de “Vivienda Saludable”. El primer paso es analizar los espacios que quieren organizar y determinan cómo optimizarlos. Luego, dibujar los espacios y los recursos necesarios para su mejoramiento, conformando un ‘mapa de diagnóstico’ o ‘mapa parlante’.

El siguiente paso es el diseño de las “Viviendas Saludables”, mostrando cómo quedará implementada en el futuro con los recursos naturales utilizados para tal fin. Después, se señala cómo se implementarán dichos recursos para el mejoramiento de la vivienda. Por último, se establece un cronograma de ejecución de actividades y se evalúa el avance de las mejoras realizadas por la familia.

El compromiso de la población organizada ha conseguido implementar las viviendas con espacios mejorados en la cocina, alacena, ropero rústico, cuarto de estudio, zapatera, microrelleno sanitario, área de aseo, ducha de agua caliente, almacén de herramientas, almacén de leña, biohuertos, galpón de animales, entre otros.