Incertidumbre en el sector construcción tras nuevas restricciones por Covid-19

Expectativa de crecer a doble dígito se ve amenazada por nuevo confinamiento, por incertidumbre política y por coyuntura electoral.

Considerando que el gobierno ha endurecido recientemente las medidas de lucha contra el Covid-19 en varias ciudades y regiones del Perú, saltan las dudas sobre si el sector Construcción podrá mantener sus proyecciones de crecimiento a doble dígito para este 2021.

Al respecto, Guido Valdivia, director ejecutivo de la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco), afirma que su mayor preocupación es que no se considere a la construcción como una actividad esencial, tal cual sucedió durante la primera ola en el Perú.

“Eso es lo que nos ha costado que la caída del sector construcción, a pesar de todo, esté por encima del 17% en el 2020. Y en el segundo trimestre del año pasado la caída haya sido de 75%. No había necesidad de hacer eso [cierre total de la actividad]”, refirió Valdivia en declaraciones que cita El Comercio.

A su criterio, el principal problema queda evidenciado en un hecho concreto: cuando los trabajadores de construcción civil optan por irse a la informalidad al no encontrar empleo formal. Esto habría provocado que el empleo informal en construcción crezca más de 40% en el 2020, al tiempo que quienes trabajan en esa condición incumplen las normas de bioseguridad y de pagos.

El crecimiento de los contagios y la demora en la llegada de las vacunas también podría provocar que las familias y las empresas eviten invertir. Según Valdivia, la venta de viviendas en Lima cayó 24% el año pasado. La mitad de esa caída obedeció a una reducción de ingresos y la otra estuvo estrechamente vinculada a la expectativa: gente que sí tenía capacidad para comprar una vivienda, pero se abstuvo de invertir.

El representante de Capeco cree que un escenario similar podría ocurrir este año si la pandemia continúa o si los contagios se intensifican. Y podría ser peor: “si a eso se le suma la incertidumbre política, con un entorno actual con medidas populistas que reducen la capacidad del Estado de responder a las condiciones, o se afecta el ahorro de largo plazo, o se va contra decisiones de inversión, por supuesto que afectaría. Y a eso debe sumarse que no se sabe qué pasará en el mes de abril en las elecciones”, explicó Valdivia a El Comercio.