Ingeniera peruana destaca en el extranjero por inventar ladrillos hechos con lodo orgánico

Creación de Maritza Zapata obtuvo la medalla de bronce en un concurso de Corea del Sur. Su ladrillo artesanal puede ser usado para edificar cercos, divisiones y paredes.

Ladrillos hechos a base de lodo orgánico constituyen la creación que le ha valido a Maritza Zapata Altamirano obtener reconocimiento nacional e internacional. La ingeniera civil de 26 años participó con su invento en la feria Korea International Women’s Invention Exposition (KIWIE) 2020. Allí recibió la medalla de bronce y, de paso, dejó en alto el nombre del Perú.

Egresada de la Universidad Nacional del Santa (UNS), la joven inventora recuerda que su preocupación por descontaminar la bahía El Ferrol de Chimbote y aprovechar el lodo orgánico acumulado allí por más de 60 años la motivó a crear un ladrillo macizo artesanal. Según información de la agencia Andina, ella planteó este tema en su tesis para convertirse en ingeniera civil. Desarrollar la idea hasta tener un prototipo le demandó casi ocho meses de investigación. “Lo más difícil fue extraer el lodo, dado que la sedimentación varía a lo largo de la bahía”, expresó.

Tras consultar con especialistas y someter a un análisis químico el lodo orgánico extraído de El Ferrol, concluyó que dicho sedimento presenta una consistencia similar a la arcilla y podía servir para producir ladrillos para la construcción.

“La idea era tener ladrillos más resistentes que los convencionales. Entonces, se incorporó un 20% de lodo orgánico en su composición, lográndose un ladrillo artesanal con una resistencia de 60 kilogramos por centímetro cuadrado, superior al mínimo de 50 kilogramos por centímetro cuadrado exigido por el Reglamento Nacional de Edificaciones”, refirió Maritza Zapata a la agencia Andina.

Destacó que este ladrillo híbrido se puede utilizar para construir cercos, divisiones y paredes que no soportan carga y, por tratarse de ladrillos que pueden fabricarse de forma artesanal y de bajo costo, constituye una alternativa para la edificación de viviendas en zonas rurales.

Sobre la patente, Zapata Altamirano comentó que en el 2019 presentó su tesis titulada “Ladrillos macizos artesanales de arcilla con adición de lodo orgánico para mejorar sus propiedades físicas y procedimiento de elaboración” como propuesta al programa Patenta del Indecopi.

Tras ser aceptada su solicitud de patente, el Indecopi seleccionó su invento y el de otras 28 creadoras, investigadoras y emprendedoras peruanas para ser exhibidos en la Feria Internacional de Invenciones 2020, organizado por la Asociación de Mujeres Inventoras de Corea, en colaboración con la Oficina Coreana de Propiedad Intelectual (KIPO).

El ladrillo artesanal hecho con lodo orgánico compitió con más de 200 inventos de diversos países y subió al podio para recibir la medalla de bronce.