Ingreso de productos eléctricos que no cumplen las normas atentan contra la seguridad y formalidad del país

Según información del Cuerpo General de Bomberos, siete de cada 10 incendios urbanos son originados por malas instalaciones eléctricas. “Esta situación se potencia por la condición subestándar de los productos eléctricos que circulan en el mercado y que son importados al país por empresas inescrupulosas, incrementando el riesgo y el peligro de las instalaciones de las viviendas y de sus habitantes”, afirma el gerente general de la Asociación Gremial de Empresas de Productos Eléctricos Internacionales del Perú (EPEI-Perú), ingeniero Orlando Ardito”.

“Sin marca, sin certificado, sin registro y/o falsificados cables eléctricos ponen en peligro la vida de los usuarios. Hoy consumimos de 8 a 10 veces más energía que hace 25 años, según un estudio del Programa Casa Segura de Procobre Perú. Además, hoy tenemos entre 20 y 50 aparatos eléctricos en una vivienda (hace 25 años teníamos solo 5), indica el INEI”, agrega el gerente general de EPEI-Perú.

FALSIFICACIÓN DE PRODUCTOS

En el 2016, el valor total de los productos falsificados importados en todo el mundo fue de US$ 509 billones (3.3% de las importaciones mundiales). Hasta el 6.8% de las mercancías importadas en la Unión Europea son falsificaciones y las marcas norteamericanas (EE.UU.), italianas y francesas las más afectadas. El destino de estos productos son los países emergentes (entre ellos Perú) y el principal productor es China, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) 2019.

En este tiempo, Indecopi junto con EPEI Perú y CAPECO, ha lanzado dos guías digitales que orientan a los consumidores sobre el riesgo que conlleva comprar productos eléctricos de dudosa procedencia y mala calidad.

 

En ese contexto, a nivel mundial, la falsificación de productos eléctricos ocupa el 2º lugar después de los fármacos. Uno de cada cinco artículos vendidos en el sector eléctrico es falsificado o proviene de contrabando. Además, se conoce que los productos ilegales se ofrecen, en promedio, 50% más baratos que los originales y el 80% de los consumidores alrededor del mundo compran productos falsificados o de contrabando sabiendo de su condición informal; según la International Electrotechnical Commission.(IEC).

Según declaraciones de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), el país deja de percibir alrededor de US$ 500 millones al año por culpa del contrabando, lo que significa que en los últimos 10 años han sido US$ 5,000 millones en el sector eléctrico. La preocupación aumenta al conocer que la venta de materiales de construcción falsificados mueve US$ 700 millones al año, según CAPECO.

Como parte de una evaluación realizada por EPEI-Perú a partir del segundo semestre del 2016 a la fecha, con base a 10 partidas arancelarias que involucran productos eléctricos de consumo masivo, “cada mes ingresan al país más de un millón de piezas de productos eléctricos subestándar potencialmente falsificables”, asegura.

Los productos subestándar/subvaluados entran con Valor FOB del 10% al 20% de un producto original de calidad. Esta situación impacta en 40% en las marcas más representativas del mercado.

“Mientras las empresas que sí cumplen con los estándares venden un tomacorriente a un precio promedio de tres dólares, los productos subestándar ingresan por 10 a 20 centavos de dólar, pero se comercializan en mercados informales como Las Malvinas por dos dólares. En ese mercado, el mayor porcentaje de los insumos eléctricos que se comercializan son falsificados o ingresaron sin cumplir con los estándares mínimos de calidad. En muchos casos, estos productos son adquiridos para el sector de construcción informal o autoconstrucción, que comprende más del 70% de la actividad local, según la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO)”, comenta.

Ver informe completo Aquí