Cierre del Encuentro Internacional de la Construcción dejó propuestas de CAPECO para crecimiento del sector

Gremio propone una nueva Ley de Contrataciones que, entre otros aspectos, impulse la innovación tecnológica en la gestión de proyectos públicos de infraestructura.

Este viernes por la noche se realizó la quinta y última jornada del Encuentro Internacional de la Construcción: el bloque cumbre que se ha venido celebrando a lo largo de esta Semana de la Innovación en Construcción (SIC) 2021, organizada por CAPECO. Al igual que las noches anteriores, hoy participaron como expositores destacados profesionales del sector construcción del Perú. Esta vez, el hilo conductor de las cuatro charlas magistrales fue “Construcción como motor de la economía mundial”.

Las palabras introductorias las dio Jorge Arévalo Sánchez, gerente general de CAPECO. Él destacó que la construcción es una industria que alimenta a otros sectores. Es decir, cuando se activa un proyecto de construcción —especialmente uno de gran envergadura— arrastra servicios como arquitectura, ingeniería, la supervisión; una gran cantidad de mano de obra, y también consume insumos, como cemento, ladrillos, fierro, acabados. Todos ellos en gran cantidad, lo cual implica una gran proporción de producción nacional.

En resumidas cuentas, “una obra que se desarrolla en el Perú genera, asimismo, la reactivación de otras industrias vinculadas, y la contribución económica se va multiplicando a través del desarrollo de ese proyecto hacia otros sectores”, dijo Arévalo.

La primera charla magistral de la noche se tituló “Rol estratégico de Petroperú en el sector hidrocarburos”. El expositor Carlos Barrientos, gerente general de Petroperú, señaló que la compañía mantiene el liderazgo en el mercado nacional con 44,30% de participación de mercado de combustibles entre enero-diciembre del 2020.

Señaló que cuentan con la red de abastecimiento más grande del país: 3 refinerías (Iquitos, Conchán, Talara (en construcción), un oleoducto, 19 plantas y terminales, 10 plantas en aeropuerto y más de 670 estaciones de servicios afiliadas a la marca.

Más adelante, Barrientos destacó que Petroperú es una empresa autosostenible: “no depende del presupuesto nacional, sino de sus clientes, inversiones y proyectos”, dijo. Agregó que el aporte al Estado de la empresa suma USD 1.107,5 miles de millones, y entre los principales proyectos para este año figuran la Refinería Conchán, la Refinería Iquitos y el Oleoducto NorPeruano

También refirió que, desde diciembre del 2020, Petroperú brinda el servicio de distribución de gas natural en el suroeste del país, con 12.300 hogares atendidos a la fecha.

Minería e industria agrícola
“Inversiones en el portafolio de proyectos mineros” fue el título de la segunda ponencia, la cual estuvo a cargo de Víctor Gobitz, presidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú y presidente de Antamina.

Él inició su intervención mencionando algunos de los desafíos más grandes que enfrente hoy la minería: cambios en la industria en los últimos 80 años (demanda de commodities, crisis financieras, tendencias laborales, tendencias tecnológicas, entre otras); mayores exigencias ambientales (depósitos de relaves, planes de cierre, emisiones); mayor integración con el entorno (planes de desarrollo, participación ciudadana); yacimientos minerales más complejos (ubicaciones remotas, restricciones espacio, etc.); Covid-19 (paralización, protocolos, vacunas).

No obstante, también listó algunas de las oportunidades que existen en la industria. Por ejemplo, la tecnología digital (mayor productividad), diversidad (más talento, equidad de género), la economía verde (mayor demanda de metales) y el fomento de una política minera consensuada.

En materia de expansión y desarrollo, afirmó que “se ha visto un crecimiento significativo en los precios del cobre, el oro y la plata. El cobre significa casi el 50% del PBI minero y el oro el 30%”. Tras ello, indicó que los proyectos para el 2021 suman una inversión de USD 3.600 millones.

La tercera charla magistral del último día del Encuentro Internacional de la Construcción estuvo a cargo de Juan Andrés Marsano, director de EOM Grupo SA. Esta ponencia se tituló “Grandes proyectos para la ampliación de nuestra frontera agrícola”, y buena parte de ella estuvo dedicada a recorrer diversos aspectos del Proyecto Olmos. Por ejemplo, el hecho de que posee 43.500 hectáreas totales, de las cuales 23.000 fueron sembradas en cinco años, lo cual generó 23.500 puestos de trabajo directo y 49.800 empleos agrícolas.

Entre algunas de las cifras importantes que destacó el ejecutivo figuran que se invirtieron USD 2.409 millones en el Proyecto Olmos hasta el 2019 —según estudio de Maximixe—, que las exportaciones agrícolas del Proyecto Olmos alcanzaron los USD 206,7 millones en el 2019, y que la actividad agrícola de Lambayeque fue 70% más grande en el 2019 gracias al Proyecto Olmos.

Propuestas de CAPECO
Jorge Arévalo Sánchez, gerente general de la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO) intervino tras la charla de Marsano para dar la cuota gremial en el Encuentro Internacional de la Construcción: las propuestas para fomentar el crecimiento del sector.

“Nuestras propuestas buscan superar los problemas estructurales que hace años perjudican el desempeño de la construcción, impidiendo consolidar el mercado inmobiliario y de vivienda, y contar con un modelo de gestión de infraestructura y edificación pública eficiente, transparente y de calidad”, aseguró.

Señaló que, en lo que va del siglo, las ciudades del Perú han expandido su tamaño casi en 50%. Y solo el 7% de ese crecimiento ha ocurrido de manera formal. El 93% restante corresponde a crecimiento informal, según un estudio de GRADE que citó.

En ese sentido, afirmó que es necesario contar con una Política Nacional de Vivienda que permita mejorar la planificación urbana y territorial, y que determine con claridad las competencias de los gobiernos subnacionales y del gobierno central en materia de desarrollo urbano.

“Esta Política Nacional de Vivienda también debe permitir la ocupación de suelo de forma eficiente y sostenible. Se debe contar con una entidad pública de gestión del suelo que identifique e incorpore a los terrenos estatales y de las comunidades campesinas al mercado formal del suelo”, refirió.

Considerando que los subsidios habitacionales y los créditos hipotecarios para vivienda social son insuficientes para atender la demanda actual y futura de los ciudadanos, Arévalo sostuvo que la propuesta de CAPECO para mejorar el rubro de vivienda consiste en:

  • Transferir terrenos estatales y de comunidades campesinas al mercado formal de suelo, previa habilitación urbana de dichos predios para el desarrollo de proyectos urbanos integrales a cargo de los promotores privados.
  • Promover la producción de Planes de Desarrollo Urbano en las principales ciudades del país.
  • Fortalecer las políticas y programas de vivienda social para producir no menos de 140.000 viviendas anuales.
  • Incrementar en 10 veces los subsidios del Fondo Mivivienda.
  • Mejor infraestructura pública: urge implementar un nuevo modelo de gestión de obras estatales para hacerlas más eficientes y más transparentes.

De igual modo, señaló que se necesita una nueva Ley de Contrataciones que, entre otros aspectos, contemple la selección de contratistas y la evaluación de propuestas técnicas – económicas sustentada en el desempeño de las infraestructuras y edificaciones a lo largo de su vida útil.

“Esta nueva ley debe recoger las mejores prácticas internacionales e incluso las experiencias exitosas desarrolladas en el Perú, y debe impulsar la innovación tecnológica en la gestión de proyectos públicos de infraestructura y edificación”, dijo Arévalo hacia el final del Encuentro Internacional de la Construcción.