Los alcaldes y la planificación urbana

Planificar una ciudad, fundamentalmente, es prever su óptimo desarrollo. Digamos que, es una forma racional de acercarse a un futuro urbano deseado que permita realizar con eficiencia las actividades sociales y económicas de su población. El Plan, ante la variedad de posibilidades, analiza y selecciona los programas que posibiliten los mayores logros y reduzcan al mínimo las situaciones-problema de su actual organización física y su funcionamiento.

El Plan investiga los antecedentes de la ciudad, elabora diagnósticos de su realidad y pronósticos de su crecimiento, identifica carencias y potencialidades, pondera sus recursos, plantea la evolución urbana más apropiada y hacia ese objetivo, precisa políticas-estrategias-proyectos-acciones a ejecutarse en los siguientes años con sus metas, costos y plazos. Sin embargo, la gran mayoría de autoridades que deciden obras en las ciudades del Perú, carecen de planes para orientar a su población y asistirlos a gobernar eficazmente. Generalmente, desconocen los procesos de planificación o los desestiman, creyendo que ya conocen los problemas de su ciudad y, por tanto, no es necesario gastar tiempo ni dinero en planes. Con este criterio, existen tantas obras sobredimensionadas, inadecuadas, inconclusas, duplicadas y hasta inútiles en nuestro país. Ignoran que una planificación oportuna los afianza en sus decisiones y elimina las preferencias arbitrarias de las obras; pasibles de ser sancionadas.

PLANES EN LIMA

En Lima Metropolitana la situación es diferente, pero igualmente desconcertante para una ciudad que -conurbada con el Callao- registra la mitad de la población urbana del país (12 millones
de habitantes) y que espera un mejor orden en nuestra capital nacional. Repasemos rápidamente su reciente historia en esta materia: Hace 37 años, con el alcalde, arquitecto Eduardo Orrego (1981-83), se hicieron intensas y exitosas gestiones con el Banco Mundial, para lograr financiar la elaboración del Plan de Desarrollo.

El Plan investiga los antecedentes de la ciudad, elabora diagnósticos de su realidad y pronósticos de su crecimiento, identifica carencias y potencialidades, pondera sus recursos. Hace 37 años, el alcalde, arquitecto Eduardo Orrego (1981-83), gestionó financiamiento para la elaboración del Plan de Desarrollo Urbano de Lima. El siguiente alcalde, Dr. Alfonso Barrantes Lingán (1984-86); produjo el Plan de Estructuración Urbana de Lima (tres tomos), pero nunca se publicó. 

Urbano de Lima. Esos importantes fondos llegaron gradualmente para el siguiente alcalde: Dr. Alfonso Barrantes Lingán (1984-86); periodo en que se conformó un equipo técnico bajo la dirección del arquitecto Ruiz de Somocurcio. Se contrataron profesionales especialistas y se produjo el Plan de Estructuración Urbana de Lima (tres tomos), el mismo que se aprobó en Sesión de Concejo de Lima un 25 de noviembre de 1986 (36 días antes de concluir su gestión); ordenándose que sea editado, impreso y publicado.

Ese Plan, sin embargo, no se imprimió ni publicó. El nuevo alcalde, Dr. Jorge del Castillo (1987-89), dispuso retirarlo.

El alcalde posterior a Alfonso Barrantes, el Dr. Jorge Del Castillo, hizo un nuevo plan el de Desarrollo Metropolitano de Lima (cuatro tomos); además hizo estudios sobre Transporte
Urbano, Sistema Vial y Renovación Urbana. El Plan aprobado tampoco se publicó.

…Continuar lectura en archivo pdf