Pedro Barrera: “Inversiones en el Parque Industrial de Ancón bordean los US$ 10,000 millones”

El alcalde de Ancón, Pedro Barrera Bernui, hace un repaso sobre las iniciativas que se encuentran encaminadas dentro de su jurisdicción. En diálogo con Construcción e Industria, resalta las oportunidades de desarrollo económico que ofrecen proyectos como el Parque Industrial de Ancón, un proyecto inmobiliario de 11 mil departamentos, entre otros.

¿Cuáles son los planes que tiene en marcha su gestión para el distrito de Ancón? En este momento, Ancón tiene las mejores posibilidades de desarrollo para la parte norte de Lima. Hay algunas ideas que se vienen desarrollando como, por ejemplo, el Parque Industrial de Ancón, que comprende aproximadamente 1,380 hectáreas. También tenemos el Tren de Cercanías, cuyo patio de maniobras se ubicará en nuestro distrito. A eso se suma la construcción de un terrapuerto en Lima Norte, que será de utilidad para descongestionar el tema del tráfico. Además contamos con planes de construir una ciudad satélite debidamente ordenada. El hecho de tener cerca el parque industrial es muy positivo porque generará puestos de trabajo. Lo mismo pasa con estar cerca al futuro puerto de Chancay.

¿Qué tanto va a potenciar a Ancón la construcción del puerto de Chancay? Su construcción constituye una gran oportunidad para nosotros. Ancón está a pocos minutos de Chancay y, además, aquí tendremos el parque industrial más grande de Sudamérica. Creo que eso, de alguna manera, va a cambiar el panorama en esta parte de Lima, pero sobre todo, generará oportunidades inmobiliarias muy importantes. Hay que tener en cuenta que a este nuevo puerto vendrán empresas grandes a nivel mundial, que obviamente van a necesitar espacios donde cobijar a sus funcionarios, gerentes y trabajadores. En ese sentido, Ancón tiene la posibilidad de desarrollar un proyecto de alta facturación con departamentos de gran valor, lo cual será positivo para todos.

PARQUE INDUSTRIAL

Respecto al proyecto del parque industrial, ¿Ya hay empresas que se hayan mostrado interesadas en invertir? Sí. A modo de consulta, han llegado empresas chinas y coreanas, sumadas a una de Estados Unidos respaldada por el gobierno de ese país. En el caso de los orientales, tener un puerto en esta parte de Sudamérica es muy importante. Cuando conversé con los empresarios chinos, me comentaron que su idea es empezar a producir en el Perú, porque hasta ahora lo que hacen básicamente es exportar, pero por el tema de costos y oportunidades, sumado a la guerra comercial que tienen con Estados Unidos, les convendría producir aquí.

Básicamente son empresas que tienen intención de producir en el parque industrial lo que hacen en sus países. Por ejemplo, hay una empresa interesada en adquirir 10 o 20 hectáreas para dedicarlas al rubro del ensamblaje. Así como ellos, seguramente habrá muchas empresas interesadas en ver lo que se consume en América y trabajar en ello. Obviamente, la posibilidad de tener un puerto como el de Chancay y tener un parque industrial como el de Ancón es una gran oportunidad.

El distrito de Ancón tiene aproximadamente 80 mil habitantes. Cuenta con un conocido balneario como gran espacio público, pero también contiene áreas urbanas no consolidadas que forman parte del trabajo que hará el actual alcalde.

¿De qué rubro son las empresas chinas que se acercaron? Son empresas que fabrican productos que Perú importa mucho de China. Existe una gran variedad, puede ser desde un botón hasta una aguja. Un montón de cosas.

¿Y en el caso de la norteamericana? Los norteamericanos están muy interesados en la construcción del parque industrial. Es una empresa que quiere invertir en el diseño, habilitación y administración del parque. Ellos tienen una relación muy fluida con el Gobierno central.

En cuanto a inversiones, ¿Qué montos se vienen manejando? Hablamos de inversiones de más de 10 mil millones de dólares. Son casi 1,400 hectáreas, es una inmensidad. Entre febrero y marzo del próximo año se va a subastar la elección de la empresa que tendrá a cargo la habilitación y administración del proyecto. Lima ya le dio la zonificación este año, así que ya está encaminado. Creo que en cuatro o cinco años este parque debería estar dando los primeros pasos.

¿Cuáles son los problemas que viene enfrentando el distrito en la actualidad, en temas como zonificación y agua? Tenemos problemas con el agua. Sé que Sedapal tiene una política definida, porque justamente cuando se le otorgó a Graña y Montero varias hectáreas para hacer un proyecto inmobiliario de once mil departamentos, había un proyecto de agua en Ancón. De acuerdo a lo conversado con Sedapal, este tema se resolvería dentro de cuatro o cinco años. También contaremos con una planta de tratamiento, que es de gran importancia. Va emparejada con los grandes proyectos que se vienen.

En Ancón existen terrenos bastante amplios que pertenecen al Ejército y a la Marina de Guerra… En sí, el Ejército y la Marina tienen muy poco. Recordemos que contamos con el Parque Ecológico Nacional Antonio Raimondi, creado durante el último gobierno del APRA con el fin de evitar invasiones. Yo creo que en el fondo ha sido bueno porque las ha evitado, pero lentamente el gobierno lo está desarticulando. Por ejemplo, las 1,400 hectáreas del parque industrial salen de las 8,500 que le dieron al parque ecológico. Eso está en manos del Ministerio del Ambiente, fundamentalmente.

Pero si hablamos de la pampa, la carne, eso está dentro del parque Antonio Raimondi. La Marina y el Ejército tienen algunos cientos de hectáreas, pero no es significativo. Es en el parque nacional donde queremos generar un proyecto de desarrollo sostenible, que tiene que ver con el parque industrial, la ciudad satélite, la ciudad de la salud, el terminal terrestre, el patio de operaciones del tren de cercanías, entre otras cosas.

Ancón tiene las mejores posibilidades de desarrollo para la parte norte de Lima, debido a proyectos como el Parque Industrial de Ancón; el Tren de Cercanías; así como el futuro puerto de Chancay, que demandarán mano de obra, infraestructuras y viviendas cercanas.

 

VIVIENDAS

¿Hay proyectos de vivienda que se estén ejecutando en este momento en Ancón? No. El único proyecto que estaba aprobado fue entregado en el 2014 a Graña y Montero, pero quedó en nada. Está ubicado en el kilómetro 39.5 de la Panamericana Norte y comprende 11 mil departamentos. Hace poco, conversé con la autoridad correspondiente y me confirmó que el próximo año se volverá a subastar el terreno para elegir a la empresa que se va a encargar de construir todos esos departamentos. En su momento, este proyecto estuvo valorizado en 1,200 millones de dólares. Obviamente, a la fecha eso se ha incrementado.

¿Considera que este proyecto ayudaría mucho a la nueva zona industrial? Por supuesto. Nosotros pensamos que si dentro de tres o cuatro años vamos a tener una zona industrial tan importante y vamos a tener cerca un puerto como el de Chancay, se requiere una ciudad satélite moderna, con espacios públicos grandes, con vías de comunicación ordenas; así como ciclovías que unan la ciudad. Tenemos una verdadera oportunidad para estructurar una buena ciudad, amigable con el medio ambiente, con parques amplios. Es necesario marcar una diferencia con lo que vemos ahora.

ORDENAMIENTO

¿Se está trabajando en un plan de ordenamiento territorial? Sí, justamente hemos firmado un convenio con Desarrollo Urbano Sostenible (DUS) para generar un plan que contenga todos los temas que hemos mencionado.

Con este plan de vivienda, ¿Cómo queda la cárcel que funciona en la zona? ¿Será desplazada? Yo creo que no se puede desplazar. Conversé con las autoridades a cargo del tema y planteé la posibilidad de hacer una ciudad penitenciaria que también genere desarrollo económico. Que tenga centros comerciales, restaurantes, porque al final, son miles de personas que llegan a visitar a sus parientes. Independientemente del problema que tenga cada uno, son seres humanos. Creo que el sector penitenciario también podría generar oportunidades.

Usted plantea el desarrollo de una ciudad enorme… Nosotros, y particularmente quien habla, soñamos con una nueva Lima. Sueño con calles ancha de 12 metros, con veredas de dos metros cuarenta, con espacios verdes que utilicen aguas tratadas. Si bien es cierto, como Moisés, no vamos a ver la tierra prometida, nos corresponde asumir con responsabilidad el futuro de la nuevas generaciones.

¿Cuántos habitantes hay en el distrito? Más o menos 80 mil habitantes. Hay zonas precarias, de hecho yo nací en una zona precaria. Pero con los años hemos logrado hacer urbanizaciones con pistas y veredas. Creo que en la medida que la población se comprometa, es posible vivir en cualquier lado, y se puede vivir tan bien como en la mejor zona de Lima. Todo depende de los habitantes.