Plan de acción inmediata para reactivar la vivienda social

El impulso a los programas habitacionales que tiene a su cargo el Ministerio de Vivienda constituye una acción clave tanto para la recuperación de la actividad constructora, y de la economía en general, como para la implementación de una estrategia exitosa contra la ocupación ilegal del suelo y la edificación informal que afectan especialmente a las áreas urbanas en el país. En los últimos años, las metas alcanzadas por estos programas han ido decreciendo, incrementando la demanda insatisfecha de vivienda. En el presente informe, CAPECO propone desarrollar un conjunto de acciones urgentes para revertir esta tendencia.

Visión General

Desde hace varios años, CAPECO ha propugnado la necesidad de vincular el desarrollo de las ciudades con el fortalecimiento del mercado habitacional, para lo cual ha planteado la iniciativa “Una mejor ciudad es posible”, que propone trabajar en cinco líneas estratégicas:

(a) generación de suelo urbano a partir de un nuevo modelo de planificación urbana; (b) articulación de los programas de inversión en servicios públicos con los objetivos de la política nacional de vivienda; (c) sostenibilidad de los mecanismos de subsidios y créditos para vivienda; (d) simplificación de los procedimientos administrativos relativos a las habilitaciones urbanas y a las edificaciones; y (e) creación de una estrategia integral para la seguridad y competitividad de la actividad constructora.

Nuestro país necesita actualizar sus instrumentos de política de vivienda y desarrollo urbano para atender los nuevos desafíos que implican la búsqueda de potencial en las actividades productivas; el acceso de la población, especialmente la de bajos ingresos, a mejores condiciones habitacionales y sociales; y la sostenibilidad de las ciudades y su articulación territorial. El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, como entidad rectora a nivel nacional, juega un papel preponderante en el logro de tales propósitos.

En el año 2006, se aprobaron los planes nacionales de vivienda, saneamiento y desarrollo urbano que tuvieron vigencia hasta el año 2015, por lo que urge una actualización de tales instrumentos. El Ministerio ha venido trabajando un nuevo Plan de Vivienda y Desarrollo Urbano que debe partir de una evaluación de lo alcanzado en el periodo de vigencia de los anteriores planes y trazarse objetivos hasta el año 2027.

Con el propósito de alcanzar el máximo consenso posible y de asegurar la vigencia de este plan, independientemente de los periodos gubernamentales, es importante generar un debate amplio entre actores públicos y privados, siendo uno de los espacios más apropiados para tal propósito el de la Comisión Consultiva de Vivienda y Urbanismo, que integran el Ministerio de Vivienda, el Colegio de Arquitectos, el Colegio de Ingenieros, la Federación de Trabajadores en Construcción Civil, la Asociación de Municipalidades, la Municipalidad Metropolitana y CAPECO.

En este contexto, uno de los factores clave de la gestión ministerial es el cambio de perspectiva y escala. En principio, luego de más de 15 años de implementación de una política urbano-habitacional basada en una visión compartimentada de las responsabilidades sectoriales, es necesario propiciar en el nuevo plan una visión sectorial articulada con acciones integradas que vinculen la planificación urbana y territorial, la gestión y formalización del suelo, el acceso al agua y a la vivienda, y el incremento de la productividad de la construcción.

…Continuar lectura en archivo pdf