Precedente nefasto

Algunas autoridades distritales, incumpliendo la ley, han expresado su intención de declarar nulas algunas licencias de edificación emitidas durante la gestión de sus antecesores, bajo el argumento que los parámetros urbanísticos y edificatorios otorgados contradicen normas metropolitanas. La Municipalidad de Lima parece estar de acuerdo con esta decisión, pues en primera instancia, ya ha resuelto anular la licencia a un proyecto del distrito de Magdalena del Mar, a pedido de la Municipalidad Distrital. CAPECO ha conocido que existen unas 70 licencias en riego por motivos similares.

Estas resoluciones son abusivas e ilegales. La aprobación de una licencia genera derechos adquiridos por treinta y seis meses a quien la solicita. De acuerdo a la Ley del Procedimiento Administrativo General, la nulidad es la sanción más severa que se establece para un acto administrativo. Solo puede darse cuando concurren las circunstancias establecidas en la Ley de manera taxativa y expresa, como causales de nulidad, entre ellas la grave afectación al bien común. La Municipalidad de Lima obvió estas exigencias al disponer la anulación de esta primera licencia.

Ojalá que en la segunda instancia se corrija este grueso error y se evite además que se perjudique injustamente a otros promotores y propietarios que actuaron de buena fe.