Vías de sostenibilidad

CONSTRUCCIÓN DE CICLOVÍAS EN EL PAÍS. Para fomentar el uso de bicicletas como alternativa de movilidad urbana sostenible en el Perú es esencial que el país cuente con ciclo-infraestructura adecuada para atender la creciente demanda. La Municipalidad de Lima y el MTC, a través de Promovilidad, están dedicados a ello.

A diferencia de lo que ocurre en países como Holanda, República Checa, Canadá o Japón, el uso de bicicletas como alternativa de movilidad urbana sostenible en el Perú aún está en pañales. La comparación puede ser injusta, pero resulta curioso que una tierra que supo interconectarse en tiempos prehispánicos gracias a complejos sistemas viales como el Qhapaq Ñan, luzca cierto retraso cuando vemos la precaria ciclo-infraestructura que existe
en Lima y otras ciudades del país.

La buena noticia es que el Gobierno tiene un plan para atacar ese problema. Y a ello hay que sumar otra coyuntura que aporta a esa solución: la emergencia sanitaria que actualmente afronta el país. ¿Por qué? Porque ha contribuido a que cada vez más ciudadanos dejen sus automóviles en casa, que no usen el transporte público y cojan sus bicicletas para moverse de un punto a otro, con lo cual minimizan el riesgo de contagio. Según Ismael Sutta, director ejecutivo del Programa Nacional de Transporte Urbano Sostenible (Promovilidad), el porcentaje de población de Lima Metropolitana que usa bicicleta pasó de 1.4% en 2019 a 3% en el 2020, un incremento que parece sutil, pero que en cuanto a cantidad de personas es considerable.

En declaraciones a Construcción e Industria, el funcionario refiere que en ciudades como Chiclayo, la demanda de ciclovías se ha incrementado en 50% durante la emergencia sanitaria; sin embargo, “la infraestructura en el interior del país es bastante más precaria que en Lima. Por ello, como sector, estamos tomando acciones para revertir esta situación y para satisfacer esa demanda con ciclovías adecuadas, que permitan a la población hacer uso de ellas con total seguridad y prevenir el contagio de coronavirus”, refiere.

INTERCONEXIÓN EN LIMA
De acuerdo con la Municipalidad de Lima, en la capital existen 227 kilómetros de ciclovías repartidos en las distintas arterias. La idea de la comuna es habilitar otros 147 kilómetros más para atender la alta demanda que se presentará en la ciudad una vez que finalice del estado de emergencia por el covid-19. Lo que buscan es dejar listos esos 374 kilómetros interconectados antes de que culmine la gestión del alcalde Jorge Muñoz.

Esa alta demanda tiene sustento en un estudio presentado a mediados del año pasado por la MML y la Compañía Peruana de Estudios de Mercados y Opinión Pública (CPI). Según este, un 40% de limeños estarían dispuestos a optar por la bicicleta como medio de transporte, luego de que finalicen las restricciones impuestas como respuesta a la pandemia.

La sub gerenta de Transportes no Motorizados de la Municipalidad de Lima, Jenny Samanez, explica que, de los 147 kilómetros proyectados, el año pasado se aseguró la ejecución de 21 de ellos distribuidos en los distritos de San Juan de Lurigancho, Los Olivos y La Victoria. En SJL las ciclovías estarán a disposición de los ciudadanos en las avenidas San Hilarión, Los Postes, Jardines, Jorge Basadre, Santa Rosa, Flores de Primavera, Próceres y Wiesse. Conectarán el distrito desde la avenida Bayóvar hasta Caja de Agua, y llegarán hasta la Estación de la Línea 1 del Metro de Lima. En Los Olivos, asimismo, la nueva ciclovía estará en pleno funcionamiento en la avenida Izaguirre y conectará con la vía para ciclistas ya existente, ubicada en la avenida Universitaria. Lo mismo ocurrirá en La Victoria con un tramo ubicado en la avenida Aviación, que conectará con la ciclovía de la avenida Canadá y que llegará hasta la avenida Paseo de la República.

CICLOVÍAS EMERGENTES
La referida encuesta de CPI también reveló que el principal motivo que la ciudadanía alega como limitación para el uso de la bicicleta como principal medio de transporte es la falta de ciclovías.

Para hacer frente a esa realidad, la Municipalidad de Lima puso en marcha el año pasado un proyecto que crea 46 kilómetros de lo que ellos llaman “ciclovías emergentes”: una infraestructura temporal que busca evitar el gasto innecesario de tiempo y dinero, sobre todo ante una emergencia sanitaria como la que estamos viviendo.

“Nosotros, como municipalidad, hemos iniciado desde fines de marzo la implementación de ciclovías emergentes o ciclovías temporales. Pensamos que es la forma más segura de viajar en medio de esta pandemia; además, cada una de ellas cuenta con estacionamientos”, explica Samanez, citada por la Agencia Andina.

La implementación de los 46 kilómetros de ciclovías emergentes supuso para la MML una reducción del costo bastante notoria. Un reporte de la agencia Andina revela que el costo de una ciclovía permanente superaría los S/ 50 millones. Por el contrario, la comuna limeña invirtió solo 1 millón 33 mil soles, generando un ahorro de más S/ 48 millones.

PERSPECTIVAS AL INTERIOR
Más allá de Lima, gobiernos locales de otras provincias del Perú también han puesto manos a la obra para dotar a sus ciudades de infraestructura que fomente el uso de las bicicletas como medio alternativo al transporte público para evitar la propagación del Covid-19.

Ismael Sutta, director ejecutivo de Promovilidad, refiere a Construcción e Industria que a través del Decreto de Urgencia 101-2020 se estableció el financiamiento de ciclovías emergentes en 25 ciudades del interior del país. “Lo que hicimos fue asignar un presupuesto para cada ciudad y las autoridades municipales nos remitieron sus documentos técnicos para obtener el financiamiento”, explica.

La transferencia de los recursos presupuestales se realizó entre finales de noviembre y quincena de diciembre del año pasado. El funcionario comenta que el trabajo con los gobiernos locales busca impulsar la implementación de 400 kilómetros de ciclovías en esas 25 ciudades del interior del país y con ello garantizar el desplazamiento seguro de los ciclistas y de todos los usuarios de las vías. “Tenemos ciudades como Trujillo y Juliaca que ya han iniciado obras de acondicionamiento y que deberían tener las ciclovías implementadas para la primera semana de febrero”, asegura.

Hacia finales de marzo, el resto de ciudades debería haber cumplido con el cronograma de trabajos y tener listas sus ciclovías emergentes.