Agenda consensuada para construir un Perú mejor

CAPECO y la FTCCP emiten pronunciamiento conjunto que busca lograr acuerdos para potenciar el sector construcción.

La Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO) y la Federación de Trabajadores de Construcción Civil del Perú (FTCCP) emitieron recientemente un pronunciamiento conjunto dirigido a los dos candidatos que disputarán la segunda vuelta electoral, a las organizaciones políticas, a las instituciones de la sociedad civil y a la ciudadanía en general.

A través de un comunicado firmado por el presidente de CAPECO, Humberto Martínez, y por el secretario general de la FTCCP, Luis Villanueva, se explica que este pronunciamiento se da en representación de los trabajadores y de los empresarios de la actividad constructora de nuestro país, y tiene como objetivo lograr un acuerdo que permita potenciar el sector construcción, condición indispensable para que el Perú pueda superar la difícil coyuntura social y económica y retomar el camino del desarrollo sostenible.

Según ambos gremios, la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha puesto en evidencia, una vez más, la grave disfuncionalidad de nuestras ciudades, el alto déficit de infraestructura, las consecuencias de la ocupación informal del suelo y la producción informal de viviendas, la incapacidad del Estado para proveer bienes y servicios básicos de calidad y la inexistencia de mecanismos eficientes y transparentes para facilitar la colaboración entre actores públicos y privados.

En ese sentido, señalan que, desde hace varios años, ambas organizaciones han venido advirtiendo conjuntamente sobre la urgencia de abordar estos desafíos que han impedido que el Perú alcance mayores niveles de competitividad productiva y que el bienestar social alcance a todos sus ciudadanos. Asimismo, han resaltado el papel clave que le corresponde cumplir al sector construcción en el logro de estos propósitos.

Humberto Martínez, presidente de CAPECO, refirió que, si bien ambos gremios tenían posturas antagónicas hace décadas, hoy son cómplices en la búsqueda de mejores condiciones para los trabajadores y de un sector construcción activo y con inversiones de largo plazo. “Es absolutamente posible que un gremio de empresarios suscriba un documento que pide el fortalecimiento de las organizaciones sindicales y el respeto de los derechos laborales. Del mismo modo, es posible que un sindicato de trabajadores de construcción suscriba en el mismo documento un pedido de impulso a la inversión privada y a la vivienda formal”, señaló.

Agenda de reformas
A pocas semanas de celebrar el Bicentenario de la Independencia del Perú y de elegir a quien ocupará la Presidencia de la República por los próximos cinco años, CAPECO y la FTCCP consideran oportuno volver a presentar esta agenda de reforma de la actividad constructora que deberá incluir:

  1. El impulso a la planificación urbano-territorial, el sistema de catastros y la provisión de suelo formal, tanto público como privado, para la producción de vivienda, especialmente social, y de equipamientos urbanos.
  2. La articulación de inversiones en infraestructura y servicios públicos, especialmente de salud, educación y agua y desagüe, con los objetivos de desarrollo urbano formal y de generación de oferta de vivienda, especialmente de aquella dirigida a la población de menores ingresos.
  3. La adopción de un nuevo modelo de gestión de obras públicas que permita introducir mecanismos de priorización de inversiones; procesos de contratación y control más eficientes, que contribuyan a evitar la corrupción y que aseguren un mejor desempeño de las infraestructuras durante toda su vida útil.
  4. La asignación de mayores recursos estatales, así como la promoción de inversión privada para la atención de los graves déficits acumulados y las demandas futuras de infraestructura, equipamiento y vivienda, particularmente en todo el territorio nacional.
  5. El fortalecimiento de los programas estatales de subsidios y créditos habitacionales, dotándolos de recursos suficientes para atender de manera efectiva el déficit actual y la demanda futura de vivienda social tanto en áreas urbanas como rurales.
  6. El incentivo a la formalización laboral, el fortalecimiento de la representación sindical, el respeto irrestricto del régimen laboral de trabajadores de construcción civil en todas las obras públicas y privadas que se ejecuten a nivel nacional, la mejora continua de competencias de empresas, profesionales y trabajadores de la construcción, así como la lucha frontal contra la delincuencia y la criminalidad organizada que afecta al sector.

La implementación de esta agenda modernizadora exigirá la modificación de una parte del marco normativo y administrativo que rige el desarrollo territorial, la vivienda y la construcción. Por ello resulta indispensable un compromiso de los poderes Ejecutivo y Legislativo, y de la sociedad civil para llegar a acuerdos que garanticen la continuidad y legitimidad de estas iniciativas. Para hacer realidad esta agenda también es necesario:

  1. Respetar y fortalecer la institucionalidad democrática del país, tanto la de los distintos poderes del Estado, como la de la sociedad civil, de la que forman parte los gremios sindicales, profesionales y empresariales. Es imperativo el compromiso de garantizar la plena vigencia de la libertad de prensa y de expresión, así como el respeto irrestricto al Estado de Derecho.
  2. Luchar contra la pandemia del COVID-19, lo que requiere no sólo efectuar un proceso de vacunación de manera eficiente, universal y gratuita, sino también una política de inmunización para los años siguientes, pues hasta ahora se sabe que el efecto protector de las vacunas es temporal.

“Durante casi veinte años, la FTCCP y CAPECO han demostrado el valor que le conceden al diálogo y la importancia de enfocarse en el beneficio mutuo. Como consecuencia de esta vocación por buscar el entendimiento, los trabajadores y los empresarios de la construcción han logrado superar diferencias y asumir conjuntamente nuevos retos, preservando lo ya avanzado. Hoy, cuando el Perú se apresta a ingresar al tercer centenario de su vida independiente en medio de una gran incertidumbre, esta fructífera relación basada en una apuesta por el consenso puede resultar inspiradora. Una agenda consensuada debe llevarnos a construir un Perú Mejor”, dice la comunicación oficial de ambos gremios.