Contraloría advierte retrasos en inicio de 11 obras de la Línea 2 del Metro de Lima

Demora en el inicio de las obras oscilan entre un mes hasta los seis meses. Problemas se encuentran en la entrega de las áreas de concesión y aprobación de estudios.

Retrasos en la entrega de áreas de la concesión, en la liberación de interferencias y en la aprobación de los estudios definitivos de ingeniería fueron detectados por la Contraloría General de la República. Estas demoras impiden el inicio de la ejecución de 11 de 24 obras que forman parte de la Etapa 1B de la Línea 2 del Metro de Lima, informó el diario Correo.

El Informe de Hito de Control N° 005766-2021-CG/APP-SCC, referido por el citado medio, establece que la Etapa 1B de la Línea 2 del Metro de Lima comprende un total de 11 estaciones, de las cuales tres están ubicadas entre la Municipalidad de Ate y el Mercado de Santa Anita, y ocho entre la Vía de Evitamiento y la estación Parque Murillo.

En ese sentido, el desfase oscila, según el tipo de obra, entre uno y seis meses de demora, puesto que estas debieron empezar a ejecutarse en el periodo comprendido entre setiembre del 2019 y diciembre del 2020.

Dentro del grupo de obras observadas, las estaciones 28 de Julio, Central y Plaza Bolognesi tienen pendiente la aprobación de su respectivo Estudio Definitivo de Ingeniería (EDI), así como demoras en la entrega del área de concesión. Asimismo, en dos de esas estaciones —Central y Plaza Bolognesi— se tiene pendiente la liberación de interferencias, las cuales estaban a nivel de gestiones administrativas ante terceros (Sedapal y la Municipalidad Metropolitana de Lima) al momento de emitirse el informe de control.

Los resultados del informe fueron comunicados al Director General de Programas y Proyectos en Transportes del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) y al director ejecutivo de la Autoridad de Transporte Urbano de Lima y Callao (ATU), con la finalidad de que adopten con prioridad las acciones correctivas para asegurar la continuidad de los trabajos.

“No se trata de observar obras de significativa importancia, sino de que los responsables garanticen y comprometan su financiamiento y ejecución oportuna para así concretarlas con efectividad y sin retrasos”, dijo el contralor Nelson Shack en declaraciones que cita Correo.