Improvisada entrega

El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, entregó a inicios de enero del presente año, el remozado cuarto tramo de la antigua Panamericana Sur, que tiene una extensión de más de 15 km. A las críticas por el mal diseño vial de las ciclovías en algunos sectores, la falta de señalética y cruceros peatonales durante la inauguración, se debe agregar que estas obras correspondían estar listas para los Juegos Panamericanos de julio de 2019, es decir, hace seis meses.

CAPECO considera que la demora se debió a que los trabajos fueron realizados bajo las actuales normas de contratación pública peruana y no formaron parte del acuerdo gobierno a gobierno que permitió que todas las otras infraestructuras de los juegos estuvieran a tiempo. Esto es una prueba más de que nuestra legislación de contratación de obras es absolutamente ineficiente.

Además, la entrega de obra y su publicitada inauguración a pesar de la subsistencia de problemas como el trazo de la ciclovía -al margen de que ya se hayan subsanado las observaciones- evidencia un nivel de apuro y premura que podría generar peligro a los usuarios de esta vía. También evidencia que no se tiene idea de lo que significa un sistema de movilidad sostenible.