Compra de viviendas sería inmune a la coyuntura política

Expertos afirman que decisión de compra de viviendas respondería a una necesidad real y no a factores asociados al clima político.

El resultado de las elecciones generales del pasado domingo ha generado zozobra e incertidumbre en muchos indicadores de la economía, especialmente el dólar y la Bolsa de Valores de Lima (BVL). El reporte más reciente de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) revela que, al 99,951% de actas procesadas y 95,515% de contabilizadas, el candidato presidencial por Perú Libre, Pedro Castillo, permanece firme en el primer lugar con el 19,119% de los votos válidos, y la aspirante de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, será quien lo acompañe en segunda vuelta gracias al 13,362% que obtuvo.

No obstante, en un artículo publicado por el Gestión.pe se afirma que sectores como el mercado inmobiliario no se verían perjudicados por la coyuntura política. Uno de las fuentes que cita la nota es Ricardo Arbulú, presidente del Comité de Análisis de Mercado de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú (ASEI). Según él, la decisión de comprar una vivienda responde, principalmente, a una necesidad real y no especulativa; es decir, es una decisión de aquellas familias que, en efecto, buscan una vivienda para vivir.

El representante gremial explicó que, frente a la crisis sanitaria causada por el COVID-19 que aún se vive en el país, las familias siguen buscando una vivienda más funcional, puesto que ahora —considerando las medidas restrictivas— la familia trabaja en el hogar (teletrabajo) y los hijos también estudian en el mismo espacio. «Entonces requieren de un departamento más grande, más funcional, y esa motivación de compra no se ve muy afectada por temas políticos como ha sucedido anteriormente cuando hubo las elecciones anteriores. Esto se da porque es una demanda más real», afirmó al citado medio.

A criterio suyo, es prematuro determinar si a corto plazo habrá un impacto en el sector inmobiliario. En tanto, el efecto a largo plazo se evaluaría todavía después de junio, cuando se conozca quién gobernará el país durante los próximos cinco años.

Por su parte, Miguel Deustua, gerente general de Granadero Inmobiliaria, aseguró que el mercado inmobiliario se ha venido desempeñando de forma independiente a la coyuntura política en el país. Recordó que en los últimos años ha habido una serie de crisis políticas y, sin embargo, la venta de viviendas no ha estado correlacionada con el clima político.

«Ello se debe a una razón fundamental: el sector inmobiliario satisface una necesidad básica que es la vivienda, en consecuencia, la decisión de compra de vivienda se toma en base a una necesidad y no en función de un factor político”, dijo a Gestión.

Como evidencia de su afirmación, agregó que el pasado domingo 11 de abril —día de la Elecciones Generales— se concretaron ventas de departamentos.