Para comprar un departamento en Venezuela se necesitaría ahorrar 4.000 años

Informe de EFE revela el drama de quienes viven con menos de un dólar al día y les es prácticamente imposible adquirir una vivienda.

Un venezolano promedio puede necesitar más de 4.000 años de ahorro continuo para comprar un departamento modesto de USD 50.000 en Caracas. Un informe de la agencia EFE cita el caso de Carmen Hurtado, una caraqueña que trabaja como docente universitaria, quien confiesa ganar “menos de un dólar” diario, un monto que se sitúa por debajo del umbral que la ONU utiliza para medir la pobreza extrema: USD 1,25.

De esa manera, ella necesitaría exactamente 4.166 años de ahorro para hacerse con un apartamento en el que no tendrá agua corriente la mayoría del tiempo, y en el que el suministro de gas será irregular debido a la crisis de servicios públicos que padece Venezuela. Por ello, esta docente busca fuentes alternativas de ingreso, como la venta de muñecos de tela que ella misma fabrica.

Es poco lo que ha podido ahorrar en el último par de meses, cuando comenzó a vender muñecos y dictar talleres para enseñar a niños de escasos recursos a crear sus propios juguetes. “Pero llegará el momento en que voy a lograr comprar una casa propia”, dice esperanzada.

En paralelo, EFE también ilustra el caso de Liz Orta, quien trabaja como auxiliar de farmacia y percibe unos USD 35 mensuales. Con estos ingresos, según dice, ella se siente “afortunada” porque cada mes tiene dinero que le permite llevar alimentos a la casa de sus suegros, donde vive con su esposo y dos de sus tres hijos.

Al igual que Hurtado, Orta sueña con tener una vivienda propia. Sus ingresos apenas le alcanzan para comer, pero cuando se atreve a soñar, Orta se ve junto a su familia en un apartamento de una céntrica zona de Guarenas —una ciudad satélite cercana a Caracas— conocida como El Torreón.

Un agente inmobiliario citado por EFE (que prefiere el anonimato) refiere que los apartamentos de entre 20 y 30 años de antigüedad se venden por USD 25.000 en esta zona de Venezuela.

Así las cosas, Orta tendría que juntar todos sus ingresos mensuales durante más de 55 años para comprar la vivienda que desea para su familia.