Perú: inversión en infraestructura por APP se contrajo 88% entre 2016 y 2020

Caída supera al promedio de la región (59%). Gremios como la AFIN recomiendan destrabar los procesos de formulación y evaluación de las APP.

A más de S/ 363.000 millones asciende la brecha en infraestructura en el Perú. La inversión privada, por su parte, se contrajo 16,5%. Un artículo publicado en la sección Economía del diario Correo afirma que la inversión en infraestructura a través de asociaciones público-privadas (APP) se redujo en 88% entre el 2016 y el 2020.

Esta caída se explicaría por lo siguiente: tras invertir USD 21.179 millones en el periodo 2011 – 2015, el Perú registró apenas USD 2.588 millones invertidos entre el 2016 y 2020. Ello, según la base de datos de participación privada en infraestructura (PPI) 2020 del Banco Mundial (BM), refleja que nuestro país tuvo la caída más pronunciada entre las 22 economías analizadas de América Latina y el Caribe (ALC), que en promedio registraron una contracción de 59%.

A criterio de la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN), estos números evidencian una situación alarmante. Citada por Correo, la jefa del Área Económica de este gremio, Yovanna Ramírez, señaló que la disminución de las inversiones por APP en el Perú muestra que “ese a la madurez alcanzada en clima de inversiones y negocios y financiación, existen factores que requieren atención inmediata si no queremos perder participación en el mercado de ALC”.

Para ello, la especialista sugiere destrabar los procesos de formulación y evaluación de las APP, más aún cuando existen iniciativas privadas que se mantienen en evaluación por más de siete años, como es el caso del encargo recibido por ProInversión en el 2013 para la adjudicación de los hospitales de EsSalud en Chimbote y Piura, pero que todavía no han sido transferidos.

De acuerdo con la economista, lo sucedido con ambos centros de salud se convierte en una clara muestra de que el país ha perdido fuerza en la adjudicación de proyectos APP en el último quinquenio.

CLAVES PARA CERRAR LA BRECHA
Habida cuenta de la pérdida de competitividad que ha experimentado el país como destino de inversiones en infraestructura, el gremio empresarial recomienda simplificar los procesos para sacar adelante los proyectos que están en ProInversión. Es el primer paso para recuperar terreno en este campo y para empezar a cerrar la brecha pendiente.

Según consta en el artículo de Correo, esto se lograría mejorando la transparencia y rendición de cuentas para atacar a la corrupción. “Una ventaja de las APP frente a la obra pública directa o a través de la modalidad gobierno a gobierno es que no presiona de la misma manera a la caja fiscal, porque no demanda todos los recursos al mismo tiempo, y además los riesgos son compartidos con el sector privado”, afirmó Ramírez.

A juicio suyo, de hacerse obras públicas y convenios de gobierno a gobierno (G2G), las brechas no podrán ser reducidas o cerradas por las limitaciones fiscales existentes. Por ello, afirma que es indispensable ejecutar el Plan Nacional de Infraestructura y los proyectos que fueron priorizados. “Esa es una señal importante para los inversionistas”, refirió al citado diario.