Advierten que resolución de Tribunal Fiscal desalentaría inversiones en el sector inmobiliario

Según CAPECO, al ser una norma retroactiva, también podría perjudicar a las empresas con proyectos de vivienda ya entregados, pues les generaría cerca de S/ 1.000 millones en impuestos por pagar.

La Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO) advirtió que la reciente resolución del Tribunal Fiscal N° 02398-11-2021 podría desincentivar las inversiones en el sector inmobiliario y afectaría a las empresas que tengan proyectos ya culminados.

De acuerdo con información del diario Gestión, esta resolución es de carácter vinculante y ha cambiado las reglas de juego sobre los contratos de asociación en participación, pues establece que la participación del asociado, para los efectos del impuesto a la renta (IR), califica como dividendo u otra forma de distribución de utilidades.

En el caso del sector inmobiliario, los contratos de asociación son firmados por un asociante y un asociado. “El asociante tiene el encargo de llevar la gestión de un negocio y es quien desarrolla el proyecto, el que se relaciona con los terceros; mientras que el asociado es quien fondea el proyecto, aportando efectivo, bienes o servicios”, explica la publicación.

En ese sentido, las empresas del sector utilizan este tipo de contratos para obtener recursos de los inversionistas, generalmente para adquirir terrenos. Según cálculos del gremio, las asociaciones en participación son utilizadas por el 70% de las compañías inmobiliarias en el país, y han permitido, en los últimos 5 años —por ejemplo— desarrollar 1600 proyectos en Lima Metropolitana por un valor que supera los S/ 25.300 millones.

El meollo del asunto
En declaraciones al diario Gestión, el abogado tributarista, Jorge Picón, explicó que el tratamiento generalizado que se ha venido dando a esta figura es que el asociante deducía la participación pagada al asociado del cálculo de su renta neta; en tanto, el asociado tributaba por las rentas recibidas de acuerdo con su situación tributaria.

El nuevo panorama que surge a partir del cambio hecho por el Tribunal Fiscal establece que la participación pagada a un asociado debe entenderse como una «distribución de utilidades» después del pago del Impuesto a la Renta (IR).

Frente a este cambio, la preocupación de los inmobiliarios radica en que, al ser aplicable con retroactividad, se afectarán las empresas que hayan utilizado el esquema anterior, ya que tendrían impuestos por pagar. Jorge Arévalo, gerente general de CAPECO, estimó que la contingencia podría superar los S/ 1,000 millones.

“¿Por qué es retroactivo? Hay que precisar que el TF no emite normas, sino que interpreta las existentes, por eso aplica para los proyectos pasados. Hoy le están cargando una contingencia (a las empresas) producto de esta interpretación distinta a la que operaba en el mercado, por no haber seguido el mecanismo que recién ahora se ha aclarado. (…) Cómo se va a pagar esto», enfatizó Arévalo.

Esa “interpretación distinta” limitaría la inversión de las empresas inmobiliarias, pero no serían las únicas afectadas. Otro riesgo también advertido por Arévalo es que la resolución desincentiva la inversión por parte de los asociados (los inversionistas).