¿Vuelven las expropiaciones?

En la Comisión de Vivienda del Congreso de la República se viene discutiendo dos proyectos que van en la misma dirección, el Proyecto de Ley N° 1797-2017 sobre el Uso y Gestión del Suelo Urbano, y el Proyecto de Ley N° 4020 que propone una nueva Ley de Desarrollo Urbano Sostenible.

Lo primero que llama la atención de estos proyectos es que regulan parcialmente cosas similares, yendo en contra de una lógica integral y coordinada de las leyes, o sea, no se puede hacer dos leyes que regulen cosas iguales y, lo peor, discutirlas en el mismo momento.

Sin embargo, lo más grave que plantea el proyecto de Ley N° 1797 es una expropiación encubierta bajo la figura de una enajenación forzosa que facultaría a cualquier municipalidad hacerse de un terreno que hubiera sido declarado como de construcción prioritaria por ella misma, en caso de que el propietario no hubiera desarrollado el proyecto que la municipalidad le ordenó que debía construir. Con esta medida se pretende, paradojicamente, generar suelo, obteniéndose más bien todo lo contrario.

Independientemente de que la principal limitación para generar suelo urbano en las ciudades del Perú no es la especulación de los propietarios sino la regulación que impide que el suelo del Estado y de las comunidades campesinas se incorporen al mercado formal, la propuesta de norma es manifiestamente inconstitucional.